Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El exjuez asociado del Tribunal Supremo y tratadista en derecho constitucional y de familia, Raúl Serrano Geyls, murió en la tarde del martes por causas naturales que no fueron precisadas.

Su trayectoria en el alto foro judicial fue corta. No obstante, se trata de uno de los jueces nombrado durante la primera década tras la creación del Estado Libre Asociado, en la que la mayoría de los juristas en este foro eran, por primera vez, puertorriqueños.

Fue designado como juez asociado el 10 de diciembre de 1957 por el entonces gobernador Luis Muñoz Marín, pese a su ideología independentista. En el 1962, renunció para dedicarse a la enseñanza de derecho en la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Universidad Interamericana y la Pontificia Universidad Católica. De ese periodo sale su mayor aportación, escribiendo tratados de derecho constitucional y derecho de familia e instruyendo a cientos de abogados. También laboró en el “Institute of Advanced Legal Studies” de la Universidad de Londres.

“Su labor desde la cátedra es uno de sus mayores legados... Era un profesor extraordinario. Tenía una capacidad de ilustrar los problemas complejos y explicarlos a los estudiantes como pocos”, indicó el juez presidente del Supremo, Federico Hernández Denton.

De hecho, desde la cátedra, Serrano Geyls escribió los libros “Derecho Constitucional de Estados Unidos y Puerto Rico” y “Derecho de Familia de Puerto Rico y Legislación Comparada”.

Estableció jurisprudencia

Ayer, el juez presidente lamentó el fallecimiento del jurista de 90 años, quien, según señaló, es reconocido también por varias de sus opiniones citadas constantemente en la jurisprudencia puertorriqueña.

Por ejemplo, su opinión disidente en el caso Pérez Nieves vs. Tribunal Superior, Serrano Geyls estableció las bases para un eventual cambio de jurisprudencia tras defender los derechos de los hijos ilegítimos a buscar su afiliación natural.

Del mismo modo, en la decisión en torno a una revisión judicial en el caso ELA vs. Aguayo reconoció los límites de la intervención de los tribunales. “Eso establece cuando los casos son académicos. En uno de los casos más citados en la jurisprudencia”, explicó Hernández Denton.

Además, es el autor de una famosa frase utilizada en litigaciones por abogados en la que establece que “los jueces no debemos, después de todo, ser tan inocentes como para creer declaraciones que nadie más creería”. Esto fue en el caso Pueblo vs. Luciano Arroyo.

“Él era consciente que el análisis jurídico debe hacerse a base de la realidad... Serrano Geyls perteneció, junto a otros destacados juristas como los fenecidos José Trías Monge y Lino J. Saldaña Amadeo, a aquella gloriosa generación que hizo valiosas aportaciones a la judicatura y al País”, recordó.

El presidente del Colegio de Abogados, Osvaldo Toledo, destacó, por su parte, que se trató de un jurista que constantemente dedicó de su tiempo para defender ala organización de togados.

“Como abogada, me siento sobrecogida con la sorpresiva pérdida de este hombre cuyas ideas conocí cuando estudiaba Derecho y cuya obra sirve de guía de estudio a tantas y tantos abogados en el País”, dijo, en tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González.

Serrano Geyls nació en Arecibo en 1921. Se graduó de Derecho en la UPR en 1944, obtuvo una maestría en Derecho de la Universidad de Columbia y otra en Administración Pública de la Universidad de Harvard. Fue miembro de la Junta de Relaciones del Trabajo, de la Comisión de Derechos Civiles y asesor de la Comisión Legislativa en la Convención Constituyente.

Recientemente, el volumen 80 de la Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico se publicaron tres artículos en homenaje a la vida y obra de Serrano Geyls.


💬Ver 0 comentarios