Jednnielys Pérez llegó esta tarde al Centro Médico en Río Piedras para ser atendida en la Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico de la institución.

Acompañada por su héroe, la niña puertorriqueña accidentada en Aruba llegó hoy a la isla. Ahora, un equipo de tres neurocirujanos del Hospital Pediátrico Universitario en Río Piedras evalúa el estado de salud de Jednnielys Pérez, quien permanece en un coma inducido, tras ser trasladada a Puerto Rico en una ambulancia aérea luego de sufrir un accidente junto a su madre en un vehículo todoterreno en la isla holandesa.

Frente a los rostros llorosos y expectantes de sus abuelos y familiares, la niña de 7 años llegó a las 3:00 p.m. al hospital, acompañada de Sean Whelan, un policía retirado de Nueva York que presenció el accidente y acudió a su rescate. Allí, es atendida en la Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico.

“Ahora está siendo evaluada por los neurocirujanos. Van a venir los ortopedas, los cirujanos pediátricos, la vamos a llevar a hacer unos estudios radiográficos y de sangre. Más adelante podremos dar un cuadro más certero de cuál es la condición que hay. Pero hasta el momento, podríamos decir que está en un coma inducido y estable”, informó el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, durante una conferencia de prensa.

El funcionario detalló que, aunque Jednnielys solo perdió el pie durante el incidente, tuvieron que amputarla hasta justo debajo de la rodilla “para que en el futuro pueda usar una prótesis”. La niña también sufrió una fractura en el fémur y trauma craneal cervical.

Los médicos en Aruba encontraron una pequeña contusión pulmonar que fue contenida, una de las razones para inducir el estado de coma.

No obstante, Rodríguez Mercado, que también es neurocirujano, recalcó que la menor no tiene muerte cerebral, que “sus pupilas están reaccionando” y que antes de entrar en estado de coma inducido estuvo moviendo sus extremidades.

Por otro lado, trascendió que la niña, natural de Bayamón, aparentemente no tenía el cinturón de seguridad cuando se produjo el accidente. Salió expulsada del vehículo todoterreno, un “buggy” que compartía con su mamá, Alexandra Rivas, al impactar una guagua blanca. Esta información fue brindada por el médico que transfirió a la paciente en Aruba a las autoridades locales.

Madre e hija se encontraban en Aruba como parte de las paradas turísticas de un crucero en el que viajaban junto a su familia.

Sobre el cuidado que recibió Jednnielys en Aruba, Rodríguez Mercado se dijo que “la niña fue bien cuidada y llegó con toda la documentación esencial. Todos los estudios -dentro de la limitación que tenían- que había que hacer. Se hicieron los procedimientos quirúrgicos para estabilizar a la paciente”.

Se espera que los padres de Jednnielys lleguen a la isla en horas de la noche, ya que no había espacio enla ambulancia aérea para acompañarla.

La niña solo cuenta con la cobertura de la Reforma de Salud, pero Rodríguez Mercado informó que la aseguradora Triple-S tomó la decisión de cubrir todos los gastos médicos. “Ya se le asignó un case manager solamente para ella. Cualquier cosa que necesite la niña, Triple-S se compromete a cubrir los gastos, independientemente si es de Reforma”, sostuvo.

Un “héroe” en la historia

En medio de la crisis que generó el incidente, la acción desprendida de Whelan sorprendió a la familia de Jednnielys, a las autoridades locales y al resto de personas involucradas en su traslado, quien han calificado su gesta como un milagro.

El agente retirado resucitó a Jednnielys en la escena del incidente y le realizó un torniquete en el pie para detener el sangrado hasta que llegara la ambulancia.

Ayer trascendió que Salud gestionaba todos los pormenores para que la niña de siete años pudiera ser trasladada al Centro Médico para recibir el tratamiento médico adecuado. 

Rodríguez Mercado realizó diferentes gestiones con ambulancias aéreas que promediaban los $34,000. Sin embargo, logró junto Aeromed una negociación para reducir el costo original a través de Aeroambulancias Santo Domingo.

El neurocirujano y asesor de Salud, Roberto Rosso, se encargó de las gestiones entre Aruba y Santo Domingo y, posteriormente, Whelan ofreció su tarjeta de crédito para pagar el traslado que costó unos $15,000.

“Él (Whelan) le devolvió la vida a esta niña para que tuviera la oportunidad de llegar hasta aquí y tras que le salva la vida, dona ese dinero para que pueda llegar a Puerto Rico. Yo te digo que Dios existe y el que no lo crea pues…”, opinó Rodríguez Mercado.

La abuela de la niña, Esmeralda Rodríguez, por su parte, dijo que Whelan se convirtió en un héroe. 

“Yo estoy más que agradecida de este héroe anónimo, porque no lo conocemos, nunca hemos tenido contacto con él, ser tan bondadoso para dar de lo poquito que tiene porque tampoco está en una posición económica privilegiada. Es una persona muy honrada”, expresó desde el Centro Médico.

Por su parte, Rosso indicó que el agente retirado acompañó a la primera dama, Beatriz Rosselló, a La Fortaleza y se espera que permanezca en la isla junto a su esposa durante las próximas dos semanas.


💬Ver 0 comentarios