Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Está próxima a terminar una auditoría sobre las operación de GILA en la administración del AutoExpreso. (GFR Media)

Las empresas involucradas en el sistema de AutoExpreso tienen 48 horas para resolver los problemas que han causado críticas de los ciudadanos en el cobro de los peajes o enfrentarán “serias consecuencias”. 

Así lo advirtió hoy el secretario del Departamentode Transportación y Obras Públicas (DTOP), Carlos Contreras Aponte, a las compañías GILA y Metropistas en relación al proceso de registro, cobro y multas del AutoExpreso.

En comunicado de prensa, enfatizó que “no tolerará más excusas” y que “de no tomarse medidas correctivas inmediatas, habrá serias consecuencias”.

En los pasados días, Contreras Aponte había informado que las facturas de AutoExpreso que recientemente le han llegado por correo electrónico a algunos usuarios de este sistema electrónico de cobro de peajes no son de cargos nuevos o multas, sino un recordatorio del uso de los peajes entre el 25 de septiembre y el 5 de noviembre de 2017.

Sin embargo, al iniciar el cobro del uso de los peajes en ese periodo, en los pasados días comenzaron a surgir quejas de ciudadanos en contra de cobros que no concuerdan y por problemas con el sistema electrónico y telefónico para hacer los pagos.

“No es un secreto que desde que GILA entró en funciones, tras ser contratada por la pasada administración, en el 2015, han aumentado dramáticamente las quejas por errores en el sistema de AutoExpreso, con multas adjudicadas incorrectamente a miles de conductores, y un deficiente sistema para atender los reclamos de estos,” sostuvo Contreras Aponte.

“Sin embargo,” añadió, “ahora tenemos una información adicional, que resulta preocupante, donde se señala un grave problema de comunicación entre los sistemas de GILA y Metropistas”.

Agregó que esta situación “provoca que, a diferencia de las transacciones que se realizan en los peajes de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), que se registran de manera casi inmediata, entre un 10 y 15% de las que se realizan en los peajes de Metropistas pueden tardar entre media hora y cuatro horas en registrarse. Ese retraso podría provocar que, en ocasiones, los conductores no se enteren a tiempo de que no tienen balance suficiente para continuar usando los peajes, exponiéndose así a multas por pasar con fondos insuficientes”.

“Esta situación es total y absolutamente inaceptable, y tanto Metropistas como GILA tienen que resolverla inmediatamente. De lo contrario, utilizaré todas las herramientas que me provean ambos contratos, y aplicaré las más altas sanciones a ambas compañías,” aseguró.

Por otro lado, Contreras Aponte, quien también es director ejecutivo de la ACT, informó que está próxima a terminar una auditoría sobre las operación de GILA en la administración del AutoExpreso.

“Durante varias semanas, auditores nuestros han estado conduciendo una investigación en las oficinas de GILA, según ordenamos, de cuyos resultados se determinará si se le cancela o no el contrato, que vence en el 2019”, expuso Contreras Aponte.

“Aunque dicha determinación, según estipulado en el contrato que firmaron en 2015, requiere que haya consenso entre Metropistas y la Autoridad de Carreteras y Transportación, si los resultados de la auditoría son adversos en términos del cumplimiento de sus deberes y lo que debe ser el servicio transparente y justo para el pueblo de Puerto Rico, confío en que lo lograremos,” afirmó.


💬Ver 0 comentarios