Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Eleida Torres, quien llegó a Florida en 2013, procedente de Morovis, vive junto a otras siete personas en una casa móvil que compró por cerca de $2,000 y que ubicó en un terreno por el que paga $550 de alquiler. (Especial / Carla D. Martínez)

KISSIMMEE, Florida– En el 2013, Eleida Torres salió de Puerto Rico hacia la Florida, con sus dos hijos adolescentes, “a buscar otro ambiente”, porque en Morovis “lo que se veían eran montañas”. Su esposo, que era chivero en Morovis, y hacía trabajos ocasionales de construcción acá, había venido a esta ciudad dos meses antes, vivía con una tía, la invitó y ella entendió que era el momento del salto más importante de su vida. 


💬Ver 0 comentarios