(semisquare-x3)
Ángela Ávila. (GFR Media)

El nuevo modelo de la Reforma de Salud, que estaba programado para comenzar el próximo 1 de noviembre, aún carece de la aprobación del gobierno federal para ponerlo en marcha.

Así lo confirmó Ángela Ávila, directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), tras su participación en la convención anual de la Asociación de Hospitales.

Esta situación junto a factores como el análisis y verificación del gobierno de las redes de proveedores contratadas hasta la fecha por las cinco entidades seleccionadas para administrar el nuevo modelo (Triple-S, Plan de Salud Menonita, MMM, Molina Healthcare y First Medical), podrían atrasar la puesta en marcha de la nueva versión de la Reforma hasta finales de año.

"Todavía CMS (Centros de Servicios Medicare y Medicaid) no ha aprobado las certificaciones actuariales", dijo la funcionaria sobre un documento que el gobierno federal debe evaluar.

Se trata de un análisis actuarial que preparó la ASES que sienta las bases de los nuevos contratos para la administración de la Reforma de Salud en términos de utilización de servicios y tarifarios, entre otros factores.

El nuevo rostro del Plan de Salud del Gobierno, llamado Vital, presenta el elemento de una sola región para toda la isla, aunque sigue el modelo de cuidado coordinado ("managed care") y el pago por captación a los proveedores.

"Si hubiese que hacer una extensión (de los contratos actuales para la administración de la Reforma) sería al 31 de diciembre", reiteró Ávila.

La funcionaria advirtió que está decisión la estaría tomando a principios de la próxima semana. 


💬Ver 0 comentarios