Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La utilización y efectividad de los procesos de mediación para resolver conflictos ha ido en aumento durante los últimos diez años y la Rama Judicial aspira a que continúe en ascenso y sea una opción aún más relevante para el pueblo.

Así lo indicó el juez presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton al inaugurar la Primera Jornada Internacional sobre Mediación que se llevó a cabo ayer en la sede del Tribunal de Apelaciones en Hato Rey.

Hernández Denton indicó que entre 2000 y 2010 se atendieron en los Centros de mediación de la Rama Judicial un promedio aproximado de 13,000 casos anuales. En esos diez años se registró un aumento de 49% a 62% en la cantidad de casos que se completó el proceso. De estos casos terminados, en el 97% culminó con un acuerdo y la tasa de satisfacción con el proceso alcanzó entre 97% y 98%, dijo el juez presidente.

Hernández Denton dijo que hay 38 mediadores trabajando en los centros de mediación en 10 de los 13 distritos judiciales del país y al final del próximo año fiscal estarán operando centros en Arecibo, Aibonito y Guayama para cubir todos los distritos.

“De esos 13,000 casos anuales, unos 11,000, mayormente casos de familia, se hubiesen convertido en litigios que hubieran congestionado los tribunales”, dijo el juez presidente.

“Aquí se ven desde casos en los que unos gallos no dejan dormir a un señor que llega tarde de su trabajo hasta cobros de dinero y de relaciones familiares”, sostuvo. “Un mediador profesional ayuda a las partes a lograr un acuerdo y las partes no tienen que contratar abogados”, agregó.

“No hay límites a la cantidad de dinero que puede estar en juego, lo importante es que las partes estén dispuestas a resolverlo en mediación”, dijo Ana Romero, directora del Negociado de Métodos Alternos para Solución de Conflictos.

“Los acuerdos se convierten en contratos privados entre las partes”, dijo.


💬Ver 0 comentarios