Noel Zamot, coordinador de Revitalización de la Junta de Supervisión Fiscal (semisquare-x3)
Noel Zamot, coordinador de Revitalización de la Junta de Supervisión Fiscal. (GFR Media)

Noel Zamot termina mañana, viernes, sus funciones como coordinador de Revitalización de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) tras presentar a  mediados de febrero su renuncia al cargo que ocupó durante unos 20 meses.

Estas son las cinco revelaciones más importantes del ingeniero de profesión sobre el fracaso de la ley federal Promesa y su experiencia trabajando con la administración del gobernador Ricardo Rosselló:  

1. Posibles irregularidades

El ingeniero resaltó un caso de un proyecto que tuvo más de 50 reuniones y, luego de haber caminado un largo trecho en el proceso, la agencia correspondiente informó al proponente que el proyecto no era de interés.

Unas dos semanas más tarde de la notificación al inversionista, la agencia publicaba en un periódico de la isla una solicitud de propuestas (RFP, en inglés) con lenguaje idéntico al proyecto del inversionista.

Asimismo, contó que en otro caso el proyecto era de interés para el gobierno, pero la agencia decidió tomarlo para sí, creando “un consorcio” y desarrollarlo por su cuenta.

2. Las propuestas que se filtraban “a otros amigos”

Denunció que en otras instancias hubo propuestas de inversionistas que, tras llegar a la consideración del gobierno, “alguien estaba mostrando las propuestas a otros amigos”.

Según Zamot, en otro momento, hubo un “dividirse el pastel antes de que se horneara”, cuando se trataba de contratos que se otorgarían.

Dijo que a pesar de que él indicó que se necesitaba de un proceso de contratación abierto, la respuesta que recibió fue un “esta es la forma en que lo que hacemos aquí".

“Si tú eres un inversionista, eso probablemente te dará escalofríos en la espalda”, afirmó Zamot.

3. Su frustración con el gobierno

“Seamos francos, coordinar con un gobierno que está en medio de una crisis masiva, en quiebra y al que todo el mundo está investigando es una cosa muy retante”, afirmó. 

Durante una conferencia con inversionistas celebrada recientemente agregó que "no estoy enojado con ninguna persona del gobierno, estoy frustrado". 

4. Los traspiés que encontró para poner en marcha proyectos

Zamot describió su trabajo como aquel de la figura mítica griega Sísifo.

“Lo que realmente hago en mi trabajo es empujar esta roca hacia arriba, todos los días, la roca regresa y me aplasta y vuelvo a intentarlo de nuevo”.

5. Oportunidad perdida

“Eso ya se fue y no regresará”, dijo sobre el capital que pudo haber llegado a la etapa final del Título V y que fue redirigido a otras islas del Caribe, donde también hay procesos de reconstrucción.

El ingeniero destacó que al menos unos $3,000 millones pudieron haber beneficiado a Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios