Tras el paso del huracán María, se cuestionó el abastecimiento de materiales de la Autoridad de Energía Eléctrica (semisquare-x3)
Tras el paso del huracán María, se cuestionó el abastecimiento de materiales de la Autoridad de Energía Eléctrica. (archivo/ [email protected])

Aunque el gobierno dice tener todo preparado para enfrentar el pico de la temporada de huracanes, no logra ponerse de acuerdo con los alcaldes que advierten varios puntos frágiles en lo que denominan una atropellada planificación.

Y eso que se ven novedades. Ya están definidos, por ejemplo, por dónde sería el flujo diferenciado de aviones de carga y pasajeros, la ruta de barcazas con alimentos o los centros de almacenamiento y transporte de combustible, entre otras decisiones claves que buscan evitar que se repita la pobre reacción ante el monumental efecto devastador de María.

Al evaluar la preparación del gobierno a esta altura de la temporada de huracanes, el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo, y el alcalde de Yabucoa, Rafael “Rafy” Surillo, se ubican en extremos opuestos.

Acevedo muestra confianza extrema al detallar la preparación gubernamental recalcando que los planes de emergencia han sido actualizados. Asegura que ahora hay suficientes suministros de agua, comida, generadores, teléfonos satelitales y catres. Y, por supuesto, elementos para reparar el suministro eléctrico.

Según el funcionario, el sistema de comunicaciones severamente criticado en el estudio del Instituto Milken de la Universidad George Washington (GWU) -que estimó en 2,975 la cifra de muertes por María- también ha sido optimizado.

Pero el alcalde de Yabucoa, uno de los municipios más golpeados por el huracán María, no logra borrar de su memoria cómo los aparatos del gobierno local y federal parecieron olvidar a su pueblo y buena parte de la zona sureste y la montaña.

A esa situación se suma que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y compañías privadas tardaron casi 11 meses en energizar todo el país, excepto por Vieques y Culebra.

No sé si (en el gobierno central) se han preparado adecuadamente o aprendieron de las lecciones, pero yo me siento más preparado, aunque no al 100%. El recurso económico me hace falta y la liquidez del municipio se fue con el proceso de recuperación de María”, contó Surillo.

Indicó que de los $9 millones que ha reclamado en reembolsos a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), solo ha recibido $1 millón. Se trató de un adelanto que se dio a todos los municipios.

El alcalde recordó cómo tuvo que esperar casi 80 días para recibir generadores que le permitieran energizar el hospital municipal y la represa del río Guayanés.

Las claves del plan

Acevedo, en cambio, recalca que los planes de emergencias del gobierno central y de los municipios están completos y en algunos casos, a punto de completarse.

El Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres comisionó el plan de emergencia del gobierno, que abarca a 30 agencias, a la empresa Industrial Security Products, del empresario Benjamín Nieves. Todo por un costo de $50,000 provenientes de fondos federales.

“FEMA participó en todos esos talleres (que se ofrecieron como parte de la confección del plan de emergencia), y estuvo evaluando todo”, dijo Acevedo a El Nuevo Día, al recalcar que estos se confeccionaron pensando en un huracán categoría 5.

Atiende temas como por dónde entran las barcazas de FEMA, que vengan con suministros por Ponce y que los suministros aéreos entren por Aguadilla y los pasajeros, por Isla Verde”, contó Acevedo.

El documento regula otros asuntos como el rol de los transportistas de combustible y las operaciones de instituciones de salud.

El funcionario destacó la participación de la empresa privada en la confección del plan del gobierno central. Lo mismo hizo al referirse al rol de las compañías de telecomunicaciones, los hospitales, los transportistas de gasolina, diésel y gas propano, así como de las compañías navieras.

El Negociado de Manejo de Emergencias también cuenta con dos almacenes, uno en Guaynabo y otro en Ponce, que no tenía antes de María, para guardar comida, agua y generadores.

FEMA, por su parte, ahora tiene siete almacenes y 630 generadores para activar en una eventual emergencia.

Ante preguntas de El Nuevo Día, Acevedo dijo que la sede del Negociado de Manejo de Emergencias fue preparada con suficiente equipo de comunicaciones para manejar desde allí un huracán categoría 1 o 2. De tratarse de una emergencia mayor, se estableció que las principales agencias van a operar nuevamente desde el Centro de Convenciones de Miramar.

“No fue una burbuja”

Acevedo fue confrontado con las críticas de alcaldes y líderes de la oposición política en el sentido de que el Centro de Operaciones de Emergencias se convirtió, luego de María, en una burbuja que enajenó a los jefes de agencia.

No fue una burbuja. El Centro de Convenciones se convirtió en la sede del gobierno, y permitió que siguiera operando. Lo hubiésemos hecho con o sin aire acondicionado”, aseguró Acevedo.

De otra parte, el plan de emergencia de los municipios fue comisionado a la empresa Diversity Global Group, del empresario René Soto, a un costo de $102,000 en fondos federales.

“Tiene las cualificaciones y FEMA lo aprobó. Se dieron 16 talleres”, dijo Acevedo al contar que la empresa de Soto ya dio el último taller y está “confeccionando los planes” para ser entregados al Negociado de Manejo de Emergencias en el momento más crítico de la temporada de huracanes.

Varios alcaldes han criticado que el documento sea homogéneo para todos los ayuntamientos con anejos introducidos con las particularidades de cada pueblo.

Al ser confrontado con el tiempo que ha tardado la confección del plan municipal, Acevedo respondió que quien tiene que conocer las necesidades de los pueblos son los gobiernos municipales.

“No soy yo. Tienen que saber cuáles son sus áreas vulnerables y las que tienenque trabajar. Yo coordino con las agencias estatales y federales las ayudas que se pueden necesitar”, puntualizó al responder a las críticas de los alcaldes.

Acevedo insistió en que se siente en total libertad de tomar determinaciones de índole operacional -no presupuestario- aun bajo la jefatura del secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera.

“Tengo libertad de tomar determinaciones”, reiteró.

Hablan los alcaldes

Para Rolando Ortiz, alcalde de Cayey y presidente de la Asociación de Alcaldes, el gobierno no ha progresado en su preparación para esta temporada pico de huracanes porque no les hace caso a los jefes municipales.

Por ejemplo, indicó que nunca se llegó a un acuerdo satisfactorio y viable para que los gobiernos municipales colaboraran en el restablecimiento del sistema eléctrico. Además, dijo que el gobierno se empecinó en mantener la cifra oficial de muertes a causa el huracán en 64, cuando sabía que eran miles.

Ortiz reconoció que muchos municipios no han podido invertir en mejoras para optimizar su preparación en caso de un desastre natural precisamente porque María dejó en rojo las arcas municipales.

“Todavía no se ha reembolsado el dinero que gastamos en el proceso de recuperación”, dijo.

El homólogo de Ortiz en la Federación de Alcaldes, Carlos Molina, ve las cosas muy distintas: “Estamos muchísimo más preparados y tenemos una experiencia. Ya lo vivimos en la acción”, afirmó a este diario.

“Al gobierno central lo que hemos solicitado se ha provisto, pero los fondos federales ahora es que comienzan a llegar. Los fondos de FEMA tardaron mucho y los seguros todavía no han pagado totalmente, pero el detalle es que no teníamos todos los recursos para hacer tantas cosas al mismo tiempo”.

El Nuevo Día quiso indagar el nivel de preparación ante el pico de la temporada de huracanes en varias dependencias gubernamentales. La Fortaleza declinó contestar una petición de información relacionada con cómo solucionarían el disloque de las comunicaciones intragobierno.

Energía eléctrica

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, recalcó que la corporación pública cuenta con suficiente inventario de materiales, lo que contrasta con la situación antes del huracán María, cuando sus almacenes estaban prácticamente vacíos.

En cuanto a colaboración externa, dijo que pronto se anunciará un acuerdo con la New York Power Authority. Añadió que la solicitud de ayuda la Asociación Americana de Energía Pública, en caso de ser necesario, tiene que darse “más rápido”.

Ortiz coincidió con Ángel Figueroa Jaramilllo, presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), en que la redundancia en el sistema eléctrico se encuentra en un 70%. En palabras sencillas, eso significa que ese porcentaje de las líneas de 115,000 voltios y 230,000 voltios cuentan con cableado de resguardo en caso de que colapsen.

Según Ortiz, el 100% sería alcanzado en tres a cuatro meses.

El director de la AEE dijo que, paradójicamente, la deforestación causada por María despeja las líneas eléctricas de la amenaza de ramas y árboles de gran tamaño.

No obstante, también coincidió, como dijo Jaramillo en una entrevista por separado con este diario, en que la AEE tiene que revisitar una serie de conexiones en el sistema de distribución que describió como “parchos”.

“Aunque sea a pequeña escala, hay trabajos que están mal hechos. La gente tiene luz, pero en algún momento van a fallar”, advirtió Figueroa Jaramillo.

Ortiz, entretanto, dijo que otra prioridad de la AEE es restaurar el alumbrado público. En ese sentido, dijo que se han suscrito acuerdos de colaboración con Río Grande, Yabucoa, Maunabo, Guaynabo y Hatillo.

La oscuridad casi generalizada en las autopistas es responsabilidad, en buena parte, de la Autoridad de Carreteras y Transportación.

Respecto del caso de Vieques y Culebra, ambas islas energizadas con generadores de FEMA y de la AEE, Ortiz señaló que esta maquinaria está diseñada para operar al aire libre, por lo que no son vulnerables a un ciclón. Mencionó que en seis meses más se estaría completando el proceso, tras la selección del contratista de microrredes para ambas islas municipio.

En cuanto a la represa Guajataca, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos anunció que no será hasta el año que viene que finalicen los trabajos de reparación de lo que se conoce como el aliviadero, socavado por la fuerte lluvia depositada por María.

Ortiz dijo que se ha garantizado el abastecimiento del agua de pueblos cercanos como Sabana Grande, Isabela y Quebradillas, y se ha procurado mantener el nivel de agua en 191 metros.

El Cuerpo de Ingenieros cuenta con máquinas de bombeo para desviar el agua a unos canales en caso de lluvias extremas.

Lista la AAA

A pesar de que todavía 60 bombas de agua operan con generadores de combustible, el presidente ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), Elí Díaz Atienza, aseguró que la corporación pública está en mejor posición hoy de enfrentar un huracán categoría 5.

“Conocemos el sistema mucho mejor y hay que entender que hemos trabajado en el sistema desde que estaba apagado hasta ahora, que está completamente prendido. El personal operacional ha aprendido muchísimo del sistema”, dijo.

Díaz Atienza recalca que FEMA tiene sobre 600 generadores disponibles para instalar en sistemas de bombeo, y la AAA les da mantenimiento a sus propios generadores.

“Somos la segunda prioridad (para FEMA) después de los hospitales”, contó Díaz Atienza, al revelar que se hizo una orden de compra de 200 generadores para ir sustituyendo los que son propiedad de la corporación pública. No pudo anticipar cuándo todo ese equipo estará bajo la custodia de la AAA.

Pedro Irene Maymí, presidente de la Unión Independiente Auténtica de la AAA, levantó bandera sobre daños estructurales en plantas de filtros como las de Humacao y Guayama, y cómo la corporación pública no ha renovado ni su flota ni su inventario de equipo pesado.

“La AAA no ha tomado las medidas para hacer las reparaciones”, dijo el líder sindical. “El problema es cómo dejas a un operador en un área que no es segura”, agregó, al advertir que la AAA ha perdido 750 empleados en un año.

Díaz Atienza sí reconoció los daños severos en la planta de aguas usadas de Dorado, que estuvo seis pies bajo agua. “Está operando, pero sabemos que con cualquier lluvia va a afectarnos el sistema. Estamos diseñando un proyecto para hacer una nueva planta”, dijo.

Preparación en Salud

En declaraciones escritas, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, indicó que se realizó en junio un primer taller con médicos para que llenen correctamente los certificados de defunción de modo que se puede tener un conteo preciso de muertes atribuibles a un desastre natural.

Futuros talleres serán brindados en instalaciones identificadas por el Colegio de Médicos con fondos y personal del Centro del Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Salud no reconoció que la cifra de muertes por leptospirosis tras María haya superado cifras de años anteriores, y no contestó un señalamiento del estudio de GWU que concluyó que su plan de emergencia estaba caduco.

Preparados los refugios

El Departamento de Vivienda cuenta con 398 instalaciones identificadas como refugios, entre escuelas, centros comunales e instalaciones privadas.

En declaraciones escritas, el secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, indicó que la agencia puede atender a más de 53,000 refugiados y en una situación de extrema urgencia, esa cifra puede ser duplicada.

Según argumentó el titular de Vivienda, el cierre de planteles ordenado por el Departamento de Educación y que ha resultado en la colocación de candados en sobre 400 escuelas en lo que va de cuatrienio no ha afectado la capacidad de la agencia en administrar refugios.

No obstante, de haber una necesidad de habilitar una escuela cerrada para que sirva de refugio, esa responsabilidad recaería en la Oficina de la Principal Asesora de Infraestructura en La Fortaleza.


💬Ver 0 comentarios