Luis Burdiel Agudo también era el director ejecutivo de la Administración para el Financiamiento de la Vivienda (semisquare-x3)
Luis Burdiel Agudo también era el director ejecutivo de la Administración para el Financiamiento de la Vivienda. (GFR Media) (ARCHIVO)

La Fortaleza despidió fulminante ayer al presidente del Banco de Desarrollo Económico (BDE) y administrador de la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda, Luis Burdiel Agudo, y lo refirió al Departamento de Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental.

Al confirmar la nueva baja en el gabinete del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, el secretario de Asuntos Públicos de la Fortaleza, Anthony Maceira, indicó en declaraciones escritas enviadas a este diario, que el secretario de la gobernación, Ricardo Llerandi, “le solicitó la renuncia de forma inmediata” a Burdiel Agudo.

El mensaje de Maceira fue en respuesta a una noticia que publicó El Nuevo Día en horas tempranas de la tarde ayer, que informaba que el presidente del BDE saldría de su silla en los próximos días, a petición de La Fortaleza.

Tres fuentes distintas indicaron que la salida de Burdiel Agudo está relacionada con un préstamo que él tuvo con el banco que presidió hasta ayer. El financiamiento se otorgó en la década pasada y era para un negocio relacionado con tecnología en el que había varios socios. El monto del préstamo fue por $180,000, y Burdiel ofreció una propiedad como colateral.

Precisamente, Llerandi confirmó hoy que Burdiel Agudo era un deudor solidario del banco. 

"Te puedo confirmar que había un préstamo en el que el señor Luis Burdiel era deudor solidario, pero más allá de eso, voy a respetar los procesos y que la investigación siga su curso y llegue a sus propias conclusiones sin la intervención de este servidor”, dijo el secretario en una entrevista radial (Radio Isla - 1320 AM). 

Pasados los meses, el préstamo comenzó a tener problemas de repago, y aunque el BDE hizo las debidas gestiones de cobro, los socios no lo pagaron. “El préstamo estuvo en problemas serios, en lo que se conoce como préstamos especiales”, dijo una de las fuentes. 

Burdiel Agudo habría ocultado esta información a La Fortaleza cuando el primer ejecutivo lo nombró a presidir la institución. En la solicitud de empleo que llena todo empleado nuevo, hay una pregunta sobre si la persona ha tenido un préstamo con el BDE y él no la contestó, la dejó en blanco, dijo otra fuente.

“Si contestaba en la afirmativa tendría que explicar qué pasó y por qué no lo pagó, y si respondía que no, hubiera mentido”, comentó la fuente.

Al cabo de un tiempo, el BDE vendió la cartera de préstamos malos a una agencia de cobro, incluyendo el de Burdiel Agudo. Una de las fuentes indicó que esa venta permitía recomprar los préstamos si la agencia no lograba venderlos en determinado tiempo.

Al parecer, el presidente del BDE buscó recomprar su préstamo para intentar borrarlode los libros, lo que llegó a oídos de La Fortaleza. Durante su presidencia, también “se han vendido préstamos buenos, que no están malos, por centaverías”, dijo otra fuente preocupada por la situación.

Los préstamos también se están aprobando de forma irregular, pues apenas un puñado de altos ejecutivos participa a puertas cerradas del proceso, añadió.

Otro alto ejecutivo se va

Pero el presidente de la institución no es el único que se va. Gilberto Hernández, quien es el principal oficial financiero, ya no estará más en el puesto, a pedidos también de La Fortaleza. Hernández estaba a cargo de las áreas de Crédito, Riesgo y Finanzas. Se supone que hoy seasu último día en el cargo.

Previo a la comunicación de La Fortaleza, El Nuevo Día se comunicó con Burdiel para intentar entrevistarlo y confirmar si renunciaría, pero fue parco en su respuesta.

“Al día de hoy (ayer), no quisiera hacer comentarios”, afirmó. “Yo voy a tomar unas decisiones, pero tengo que hablar con mis supervisores”, adelantó, aunque no quiso ofrecer más detalles.

Cuando este diario publicó la noticia y pidió una reacción a La Fortaleza, el secretario de Asuntos Públicos manifestó que la mansión ejecutiva le estaba refiriendo el caso de Burdiel Agudo a Justicia y la Oficina de Ética Gubernamental.

“Ante el panorama que nos atañe, estamos solicitando a la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, y a la directora ejecutiva de la Oficina de Ética Gubernamental, Zulma Rosario, que abran investigaciones en sus respectivas agencias sobre la información recibida”, manifestó Maceira.

“Nuestra administración se ha destacado por la transparencia, todo funcionario y jefe de instrumentalidades gubernamentales debe recordar que estamos sujetos al más alto crisol y cualquier acción u omisión puede tener consecuencias”, concluyó el secretario de Asuntos Públicos.


💬Ver 0 comentarios