Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las instituciones de educación superior privadas atendieron al 70% de la matrícula estudiantil el pasado año académico. (horizontal-x3)
Las instituciones de educación superior privadas atendieron al 70% de la matrícula estudiantil el pasado año académico. (Teresa Canino )

El próximo año, tres de las universidades privadas más conocidas del país dejarán de existir para consolidarse bajo un mismo nombre. Otra institución ha decidido que no aumentará los costos de matrícula para sus estudiantes por tercer año consecutivo, mientras que una universidad en la zona metropolitana ya ha creado un fondo de becas para evitar que el estudiantado afectado por el huracán María abandone sus estudios.

La pérdida de 23,000 estudiantes en seis años y el impacto de una economía en decrecimiento ha obligado a las instituciones de educación superior en la isla a modificar sus estructuras administrativas y a repensar sus ofrecimientos académicos.

La consolidación de recintos, la congelación de puestos de trabajos y la evaluación de los costos de matrícula son decisiones que se discuten entre buena parte de las instituciones universitarias privadas de Puerto Rico.

En el caso del Sistema Universitario Ana G. Méndez (SUAGM), sus tres universidades –Universidad Metropolitana, Universidad del Turabo y Universidad del Este– dejarán de existir como instituciones independientes y se convertirán todas en la Universidad Ana G. Méndez, confirmó el presidente de la institución, José F. Méndez Méndez.

“Es un secreto a voces. Después del 20 de septiembre, Puerto Rico cambió, tenemos otro Puerto Rico para todo el mundo –instituciones de educación superior, gobierno, entidades privadas–, y dentro de ese proceso, hemos tenido que repensarnos y remirarnos”, expresó Méndez Méndez.

La consolidación no debe afectar el inicio del próximo año académico, pues aún las autoridades acreditadoras y reguladoras evalúan el plan. Pero, de todo salir como planificado, el cambio se concretaría en enero de 2019, señaló el presidente.

Domina el sistema privado

En agosto pasado, las instituciones de educación superior en Puerto Rico tenían 227,255 estudiantes, de acuerdo a cifras del Consejo de Educación. El 70% de esos alumnos estaban matriculados en el sector educativo privado, destacó la presidenta de la Universidad Central de Bayamón (UCB), Lillian Negrón, quien preside también la Asociación de Colegios y Universidades Privadas (ACUP).

En total, la matrícula estudiantil en ese sector se ha reducido un 9% del 2010 al 2016, reveló el Consejo de Educación en sus cifras más recientes.

“Y esto fue antes del huracán María. Cuando nos lleguen los números de este año académico, ahí veremos el cantazo grande”, comentó Negrón.

Cerca del 90% de los estudiantes de instituciones universitarias privadas regresaron a clases en las semanas después del huracán, según entrevistas realizadas por este diario entonces. No obstante, Negrón apuntó que la situación cambió durante el segundo semestre del año escolar, cuando hubo alumnos que no pudieron regresar por problemas económicos, mudanzas o situaciones familiares.

Por ejemplo, la Universidad Interamericana se prepara para tener una reducción de unos 1,000 estudiantes el próximo año académico, señaló el presidente de la institución, Manuel Fernós. Para el próximo semestre, estiman “conservadoramente” que recibirán cerca de 37,000 alumnos.

El SUAGM, por su parte, perdió unos 4,000 estudiantes este año académico.

“Ahora mismo, tenemos unos 35,000 estudiantes. Este fue nuestro primer año duro, de una baja de matrícula grande. En el primer semestre, en agosto, teníamos 39,000 estudiantes”, señaló Méndez Méndez. “Sufrimos una pérdida pequeña después de María, como 1,250, 1,300 estudiantes no regresaron. Donde tuvimos el cantazo grande fue en el segundo semestre”, añadió el líder universitario, quien detalló que proyectan tener unos 35,400 estudiantes en agosto.

El gobierno federal aprobó un aumento en la beca federal Pell, la cual ascenderá a $6,095 para el año académico 2018-2019. Tradicionalmente, las instituciones privadas ajustan sus costos de matrícula, pero ya la Interamericana anunció que no habrá aumentos el próximo año. La UCB no ha autorizado un alza en tres años, indicó Negrón.

“Tenemos que reconocer la situación económica que hay y buscar maneras para que se mantengan lo más accesible posible los estudios universitarios a la clase media, que es básicamente el fuerte que tiene la Interamericana”, señaló Fernós.

Cambio generacional

Pero, más allá de los retos económicos, las instituciones de educación superior también tienen que atender las necesidades académicas y sociales de sus estudiantes, indicó el vicepresidente de Desarrollo Universitario, Investigación Institucional y Planificación de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (PUCPR), Félix M. Cortés Morales.

Un estudio reciente en la PUCPR destacó que los estudiantes que interrumpen sus estudios tienen un promedio académico de 2.65 y el 60% no tiene deudas de estudio, por lo cual hay “otros elementos que no son académicos ni económicos” que inciden en su decisión, señaló Cortés Morales.

“La población de estudiantes se ha diversificado tanto que las instituciones de educación superior tenemos que modificar todos nuestros planes estratégicos para ajustarnos a ellos. Son un reto, nuestros estudiantes tienen que resolver todo de forma inmediata, son –contrario a lo que se dice– bien responsables y comprometidos con su educación. Lo que pasa es que se mueven de un lado a otro, ellos van como si fuera de ‘shopping’ de institución en institución, y tenemos que ajustarnos a ellos”, expresó Negrón.

Relató, además, que es común que un alumno complete una carrera corta, luego un grado asociado y luego un bachillerato, en vez de iniciar el bachillerato tan pronto sale de la escuela superior.

En el caso de la Católica, laadministración ha diseñado programas de mentorías para que estudiantes de segundo año o más acompañen a los alumnos de nuevo ingreso y los ayuden en la transición hacia la vida universitaria, detalló Cortés Morales.

La revisión de las ofertas académicas también es una estrategia que se repite entre las instituciones universitarias, de modo que se puedan identificar aquellos programas que ya no tienen tanta demanda. En el caso de la Interamericana, la revisión se hace todos los años, precisó Fernós. El SUAGM inició hace seis meses una revisión completa de sus 400 programas académicos, sostuvo Méndez Méndez.

La Universidad del Sagrado Corazón completó el año pasado la revisión de su oferta académica, y ajustó sus programas de bachillerato para que requirieran un total de 120 créditos, señaló el presidente, Gilberto Marxuach.

“Sabemos que este año ha sido fuerte para muchos de nuestros estudiantes y sus familias, y queremos ayudarlos para que puedan continuar y completar sus estudios. Acabamos de abrir la convocatoria de una beca para aquellos estudiantes afectados por el huracán María enfocada en proveer ayuda económica complementaria en sus estudios”, señaló Marxuach.

Ninguno de los líderes universitarios entrevistados por este diario habló sobre el despido de empleados. No obstante, en la Interamericana han congelado plazas que van quedando vacantes por jubilación o muertes de personal, mientras que en el SUAGM evalúan la necesidad de mantener ciertas oficinas administrativas ante la consolidación de sus instituciones.

Miran hacia fuera

Por años, las instituciones de educación superior en la isla –tanto las privadas como la Universidad de Puerto Rico– han establecido que la internacionalización es una de las estrategias principales para ampliar su población estudiantil y aumentar el desarrollo de oportunidades de investigación y cooperación que puedan traducirse en nuevas fuentes de ingresos.

En esa área, ya la Interamericana tiene presencia física en el estado de Florida, Panamá y República Dominicana, así como un acuerdo con una universidad chilena. El SUAGM tiene centros educativos en Florida, y en agosto abrirá su primera oficina comercial en la ciudad de Barranquilla, en Colombia.

La semana pasada, se anunció que el Consejo Nacional para la Autorización Estatal de Acuerdos de Reciprocidad (NC-SARA, en inglés) aprobó que Puerto Rico sea parte de su red, lo que permitirá que las instituciones de educación superior autorizadas para operar en la isla puedan ofrecer cursos a distancia en las jurisdicciones que son parte de la entidad sin tener que obtener el licenciamiento independiente de cada estado.

Todas las instituciones que son parte de ACUP podrán beneficiarse de ese acuerdo, lo que permitirá que residentes de los Estados Unidos puedan tomar los cursos a distancia que ya han desarrollado.

“Estos nos permitirá llegar a más estudiantes, podemos llevar los programas únicos que tenemos acá a estudiantes en Estados Unidos, donde hay una alta población hispana, donde tenemos ahora una creciente comunidad puertorriqueña”, señaló Negrón.


💬Ver 0 comentarios