(horizontal-x3)
El presidente de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Walter Alomar. (GFR Media)

El presidente de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Walter Alomar, compartió el miércoles en la tarde con líderes estudiantiles de los once recintos del sistema una serie de documentos que la jefatura de la institución universitaria está utilizando para confeccionar el plan fiscal que se le debe entregar el próximo mes a la Junta de Supervisión Fiscal.

Entre los documentos, de los cuales este diario tiene copia, hay un estudio sobre las cuotas que cobran las universidades privadas del país a sus estudiantes y el impacto de aumentar las cuotas en la UPR, así como los presupuestos de todas las unidades del sistema, una lista de 52 recomendaciones que -según informó la administración de la UPR- hicieron miembros de la comunidad universitaria para incluir en el plan fiscal y un “documento de trabajo” donde se detallan algunas de las medidas que podrían implementarse para reducir costos y allegar fondos adicionales a las arcas de la universidad del Estado.

Aunque hay muchos renglones aún vacíos, una de las tablas contenidas en los documentos entregados detalla que -al momento- la UPR prevé implementar medidas de control de gastos institucionales que generarán economías ascendentes a $1,396 millones en 10 años.  Algunas de las estrategias de control de gastos que entrarían en vigor sería la renegociación de la deuda que tiene la UPR por la construcción del edificio Plaza Universidad en Río Piedras y la reducción en el bono de navidad de los empleados, los puestos de confianza y las exenciones de matrícula.

Asimismo, se establece que se podrán allegar unos $469 millones adicionales en una década a través de aumentos en las subvenciones y contratos federales, el aumento en las cuotas que se cobran a los estudiantes y mediante acuerdos para proveer servicios a agencias gubernamentales.

De acuerdo al plan fiscal revisado que entregó el Ejecutivo a la Junta de Supervisión Fiscal esta semana, el presupuesto que la UPR recibe del Fondo General se recortará en $221.3 millones de aquí al año fiscal 2023. De ese modo, para dicho año fiscal recibirá solo $409 millones.

Las estrategias nos distan demasiado de las contenidas en el plan fiscal que trabajaron la jefatura de la UPR y personal de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) a principios del año pasado. Ese plan fiscal, el cual contenían aumentos en el costo de los créditos para los estudiantes y reducciones en los beneficios de los empleados, no fue aprobado por la Junta de Gobierno de la UPR.

Hace poco más de dos semanas, tanto Alomar como el presidente interino de la UPR, Darrel Hillman, se reunieron con representantes de los consejos de estudiantes de los recintos. Diversos sectores de la comunidad universitaria han solicitado que se divulgue el borrador del plan fiscal que entregará la UPR, pero la administración ha asegurado que tal documento aún no está listo.

“Reiteramos nuestro interés de contar con sus recomendaciones, así como las del resto de la comunidad universitaria, en los asuntos concernientes a Ia preparación del plan fiscal de la Universidad y todo lo que resulte en beneficio de Ia institución”, expresó Alomar en la carta cursada a los alumnos.


💬Ver 0 comentarios