Según el plan fiscal de la UPR, entre los años académicos 2018 y 2023, habría una reducción de 9,076 estudiantes a nivel sistémico. (semisquare-x3)
Según el plan fiscal de la UPR, entre los años académicos 2018 y 2023, habría una reducción de 9,076 estudiantes a nivel sistémico. (GFR Media)

Estados Unidos y República Dominicana son los países a los que, por el momento, la Universidad de Puerto Rico (UPR) ha mirado para reclutar estudiantes extranjeros, como parte de un plan de internacionalización cuyo objetivo principal es allegar nuevos fondos al centro docente.

La meta es que, en vez de participar de un programa de intercambio académico, los alumnos completen sus grados de bachillerato, maestría o doctorado en alguno de los 11 recintos del sistema público.

Somos una de las mejores universidades del mundo. Tenemos una gran variedad de programas de calidad y acreditaciones internacionales, lo que nos provee una posibilidad de enseñanza, investigación y servicio a la comunidad más allá de la isla”, indicó a El Nuevo Día el presidente de la UPR, Jorge Haddock.

“Este plan es beneficioso para el globo, pero también para nuestros investigadores, que se pueden nutrir de la interacción al traer estudiantes”, agregó.

En entrevista exclusiva, Haddock admitió que, ante los retos económicos que encara la UPR, la búsqueda de ingresos adicionales es constante.

Según el plan fiscal de la institución, entre los años académicos 2018 y 2023, habría una reducción de 9,076 estudiantes a nivel sistémico. Los costos de matrícula –que varían por grado– son la segunda fuente de ingresos para la UPR. La fuente principal es el subsidio estatal.

Sobre esto último, el plan fiscal –aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal el pasado 23 de octubre– establece que, en el mismo período de cinco años, la UPR dejaría de recibir $204 millones del Fondo General.

En términos de matrícula, el mercado es mucho más grande del que podemos acceder actualmente. Por eso es que estamos trabajando con este plan de globalización; estamos siendo proactivos. Queremos que la comunidad universitaria nos ayude proyectando la imagen de la experiencia positiva que están teniendo, para que podamos acceder a un por ciento más alto de estudiantes”, sostuvo Haddock.

Campañas de orientación

En tanto, la directora de la Oficina de Admisiones de la UPR, Ivonne Calderón, contó que, el mes pasado, participaron en “campañas de orientación” en Nueva York y Santo Domingo. Ambas actividades fueron coordinadas por la firma de consultoría académica Autopista Américas.

“Nos hicieron la invitación y vimos la oportunidad de promover nuestra oferta académica internacionalmente. Las dos experiencias fueron bien interesantes”, sostuvo Calderón.

En Nueva York, el evento fue en una escuela superior del condado de El Bronx, cuya matrícula son estudiantes de escasos recursos económicos.

“Les ofrecimos la oportunidad de acceso a la UPR. En su mayoría, (los estudiantes) eran hispanoparlantes y de ascendencia puertorriqueña. Pudimos atenderlos, dimos talleres a consejeros y, para nuestra sorpresa, tuvimos community colleges que quieren establecer alianzas con la UPR para que sus estudiantes completen un bachillerato en cualquiera de nuestros recintos. Estamos evaluando eso porque representa otra oportunidad”, señaló.

En Santo Domingo, mientras tanto, la actividad fue en varios planteles privados, bilingües, cuya matrícula son estudiantes de hogares con altos ingresos.

Según Calderón, estos últimos son alumnos que “tienen claro” que quieren estudiar fuera de República Dominicana y que ven en la UPR “dos ventajas”: el costo y la cercanía con su país.

“En comparación con universidades en Estados Unidos, somos una alternativa más accesible. Cuando los jóvenes nos preguntaban por el costo de matrícula y les decíamos, nos preguntaban: ‘¿Eso nada más?’, porque su escuela superior es, incluso, más cara”, indicó.

Calderón contó que, hace tres años, la UPR y el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de República Dominicana establecieron una alianza, mediante la cual estudiantes graduados de ese país vinieron a la isla a tomar cursos. “Salieron muy bien; fue una experiencia bien positiva”, dijo.

Empiezan a responder

La solicitud de admisión para estudiantes extranjeros está disponible en internet desde el 14 de noviembre.

Hasta la semana pasada, indicó Calderón, se habían recibido 29 solicitudes de Estados Unidos, de las cuales seis son de Nueva York.

De República Dominicana, hemos recibido tres peticiones de información”, dijo, al estimar que recibirían 300 solicitudes de admisión de alumnos extranjeros para el próximo año académico, que inicia en agosto.

Calderón, entretanto, explicó que los estudiantes “no residentes” pagan una “tarifa especial” por tomar cursos en la UPR.

En agosto pasado, los estudiantes extranjeros pagaron $230 por crédito subgraduado, $525 por crédito de maestría y $600 por crédito de doctorado.

Para la misma sesión académica, el costo regular de matrícula fue $115 por crédito subgraduado, $175 por crédito de maestría y $200 por crédito de doctorado.

“Todo esto está reglamentado por la Oficina de Finanzas de la UPR; es un cálculo que se hace por fórmula”, dijo Calderón.

“Realmente, el propósito de esta globalización es traer estudiantes para añadir ingresos de matrícula”, agregó Haddock.

Buscan compañía

El presidente de la UPR informó que, para alcanzar la meta de matrícula de estudiantes extranjeros, “en las próximas semanas” contratarán una compañía de publicidad para que haga una campaña de “desarrollo de nuestra marca (branding)”.

Queremos una compañía que nos dé acceso a ese mercado global”, reiteró.

Haddock señaló que su intención es reclutar una “compañía local”. No dio detalles del monto del contrato, pero dijo que, “lo más seguro”, el dinero saldrá de la recién creada Oficina de Transformación Institucional de la UPR. Este nuevo ente es el encargado de ejecutar el plan fiscal, para lo que la UPR ya le asignó un presupuestode $10 millones.

Según Haddock, la campaña de branding “puede ser complementada” con otras de mercadeo, que se difundirían por internet para tener acceso a estudiantes “alrededor del mundo”.

Se espera que la mayoría (de los estudiantes extranjeros que vengan) sean hispanoparlantes, pero también pueden ser estudiantes a los que les interese aprender español en Puerto Rico. La promoción de la marca de la UPR va a ser a nivel sistémico, de todos los recintos… somos un sistema muy atractivo”, declaró.

Al destacar su experiencia como decano de escuelas de negocios y administración de varias universidades estadounidenses, Haddock dijo que “el desarrollo de branding es necesario” para toda institución.

Mencionó, por ejemplo, que términos como “Iupi” y “Colegio” son comúnmente usados por los puertorriqueños para referirse, respectivamente, a los recintos de Río Piedras y Mayagüez.

“Aquí ya tenemos un branding para esas instituciones, pero fuera de Puerto Rico no significan nada. Tenemos que empezar a desarrollar la marca de la UPR a nivel global. Y esto no es solo para el reclutamiento de estudiantes extranjeros, sino que ayuda al graduado porque le aumenta el valor del diploma, y también a los investigadores”, acotó.

Modificarían programas

Por otro lado, Haddock dijo que, “en este momento”, no se contempla flexibilizar el Índice General de Solicitud (IGS) para reclutar aún más estudiantes. El IGS es un valor calculado a base del promedio de escuela superior y los resultados de las dos pruebas de aptitud del College Board.

Lo que sí estamos considerando es modificar los programas (académicos) para hacerlos más atractivos. Por ejemplo, dar más cursos en línea y buscar la manera de que haya más colaboración entre recintos en cuanto a ofrecimientos”, indicó.

La UPR también invertiría en modernizar sus instalaciones.

“Cuando miras la red de instalaciones que tiene la UPR, tenemos los recintos, institutos y centros educativos, entre otras. Es una red inmensa y tenemos que seguir buscando la manera de modernizarla para atraermás estudiantes”, expresó.

Para el próximo año académico, la UPR espera recibir, en total, 17,000 solicitudes de admisión, que serían 1,000 más que las llegaron para la sesión en curso.

Hasta el 5 de octubre –fecha con las cifras más actualizadas–, la UPR tenía una matrícula de 55,438 estudiantes. De los 11 recintos, los tres más poblados son Río Piedras (14,987), Mayagüez (13,218) y Bayamón (4,188).


💬Ver 0 comentarios