(semisquare-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló. (GFR Media)

El gobernador Ricardo Rosselló emitió un mensaje televisado esta tarde desde La Fortaleza.

A continuación, el discurso escrito en su totalidad:

Hermanas y hermanos puertorriqueños:

En unos días, en la mejor tradición que nos distingue como Pueblo, celebraremos la Nochebuena, la Navidad y recibiremos un nuevo año.

Con la llegada del 2019 se cumplen dos años de nuestra administración. Han sido momentos de intenso trabajo, enfrentando complejos retos y serios desafíos. Pero también han sido momentos de grandes logros y transformaciones para nuestro Pueblo.

Como recordarán, recibimos un gobierno en quiebra, con un déficit que superó los $7,600 millones; sin acceso a los mercados de capital, con una trayectoria negativa que superó los diez años en depresión económica y un aumento en los asesinatos durante el año 2016, de un 10 por ciento en comparación con el año anterior.

Otro de los grandes desafíos que hemos enfrentado ha sido gobernar con una Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el Congreso de los Estados Unidos bajo la anterior administración. Ha sido una situación sin precedentes para gobiernos en Puerto Rico, que pone de manifiesto la injusticia del sistema colonial que ha sido rechazado por nuestro Pueblo en más de una ocasión, mediante el ejercicio democrático del voto.

Bajo esas condiciones asumimos el Gobierno.

De inmediato comenzamos a trabajar para poner la casa en orden y dar inicio a una nueva etapa en la que se recobre la confianza en el Gobierno, en sus instituciones y, sobre todo, en una nueva política pública que facilite el desarrollo de un nuevo Puerto Rico.

Durante los pasados dos años hemos logrado importantes cambios para hacer a Puerto Rico más competitivo y fomentar su desarrollo social y económico. Entre esas medidas se destacan la Reforma de Permisos; un nuevo código de construcción, reforma a la fuerza laboral, la ley que crea el Invest PR, la Ley de Igual Paga por Igual Empleo para la Mujer, el programa Puerto Rico Emprende, Maletín Empresarial Para la Mujer y la transformación de la política pública para promover a nuestra Isla como destino turístico, mediante el DMO.

Dimos inicio a la adjudicación de seis proyectos mediante el modelo de alianzas público-privadas, que incluyen transporte marítimo y proyectos de energía, recibiendo inversiones en nuestra Isla, con el establecimiento de nuevas empresas y su efecto en la creación de empleos. Este es el mayor número en nuestra historia, con la expectativa de creación de miles de empleos.

De igual forma ya dimos inicio a la transformación del sistema educativo, aprobando legislación que reforma el sistema, dándole visibilidad a cada dólar invertido en nuestros niños y que permita el desarrollo de las escuelas alianzas y la implementación en el 2019 de los vales educativos, dándole mayor acceso y opción a nuestros niños.  Eso constituye el cambio más significativo que facilitará el surgimiento de una nueva generación de jóvenes puertorriqueños, mejor preparada y educada, en capacidad de lograr su máximo desarrollo posible. 

También se aprobó la Reforma Energética, dando inicio a la privatización de la generación eléctrica en la Isla; con una concesión para su distribución y transmisión mediante una nueva infraestructura, más eficiente, más limpia y menos costosa para el ciudadano. Con esto se comienza el cambio de una condición crónica de energía en Puerto Rico, a un modelo centrado en el consumidor, sostenible, confiable y dirigido hacia las fuentes renovables.  De tener uno de los peores sistemas, estamos encaminados a construir uno a la vanguardia. 

Aprobamos un nuevo modelo contributivo que concede un crédito por trabajo, que fluctúa entre los $300 hasta los $2,000 anuales. Además, reducimos el IVU para los alimentos preparados de 11.5 por ciento a 7 por ciento y comenzamos la eliminación del impuesto conocido como el B2B.

Como parte de una nueva política pública, reducimos las tasas de impuestos a las corporaciones y otorgamos un crédito de un 5 por ciento a los individuos. Por primera vez en años, el Gobierno, en lugar de meterte la mano en tus bolsillos, promueve el desarrollo económico, reduciendo las contribuciones.

A manera de ejemplo: esto significa que una madre jefa de familia con dos dependientes, puede estar ahorrándose sobre $2,300 al año con la reforma, mientras que un maestro con tres dependientes, sobre $2,100.

En medio de toda esa agenda de cambios y transformación, la naturaleza y el destino conspiraron para poner a prueba a nuestro Pueblo y, por ende, también a nuestra administración. Durante el primer año de gobierno enfrentamos dos huracanes catastróficos, eventos sin precedentes para gobiernos previos.

Asumiendo la responsabilidad que nos corresponde, le dimos curso a los trabajos para estabilizar los servicios básicos y poner de pie a Puerto Rico. Hoy nos encontramos en franca recuperación y en el proceso para lograr la reconstrucción de nuestra Isla, en una forma bien planificada, que facilite su máximo desarrollo.

Hoy tenemos los indicadores de actividad económica más favorables y positivos que se hayan producido en más de una década. En octubre la tasa de desempleo bajo a un 8 por ciento, cifra sin precedentes en nuestra historia.

Las ventas al detal han reflejado un aumento de sobre 15 por ciento en relación al año previo, destacándose las ventas de automóviles, ferreterías, gasolineras, tiendas por departamento, restaurantes y otros comercios.

Otro dato significativo son las ventas de viviendas durante el periodo de julio a septiembre del presente año fiscal, que reflejó un aumento de 35 por ciento en relación al año anterior. Las quiebras han reducido en 25 por ciento y los cruceros han aumentado en un 17.6 por ciento.

Todos los datos provenientes de diversas fuentes de estadísticas constatables, incluyendo al Gobierno federal, confirman que por primera vez en más de una década los índices de actividad económica en Puerto Rico son positivos.

En materia de responsabilidad fiscal y transformación del Gobierno, logramos una reducción de cerca de $2,000 millones, equivalente a sobre el 20 por ciento del gasto operacional. Esas economías nos permitieron asumir la responsabilidad por nuestros pensionados y empleados públicos, compromiso que mantenemos firmes ante futuras amenazas a sus pensiones.

En dos años se han reorganizado sobre 35 agencias del Gobierno, corporaciones públicas y programas gubernamentales, logrando ahorros que superan los $70 millones. De esa forma, hoy los empleados públicos pueden hacer uso de su Bono de Navidad.

Hemos innovado en la prestación de servicios, abriendo más de 20 centros de servicios integrados, y creando el CESCO Digital, erradicando la triple fila.  Ambos ahorran horas y tramites excesivos, mejorando tú calidad de vida.

La situación de la deuda pública se está atendiendo con responsabilidad, logrando acuerdos para restructurar la deuda del BGF y COFINA.

En materia de seguridad, asignamos los recursos para aumentos de sueldos a la Policía y continuamos desarrollando acuerdos y estrategias conjuntas con las autoridades federales para combatir el crimen.

Este año 2018 cierra con una reducción de los delitos Tipo I de 20 por ciento y cerca de 50 asesinatos menos que el año previo.

Todavía falta mucho por hacer para crear conciencia en nuestro Pueblo y erradicar la violencia de género. Nuestro compromiso es continuar y mejorar todas las iniciativas que hemos implementado para proteger a la mujer puertorriqueña. Constituye una prioridad personal que asumo como gobernador.

En el campo de la salud, aprobamos legislación para incentivar que los médicos se mantengan en nuestra Isla, impactando sobre 2,500 galenos; aprobamos leyes que regulan el cannabis medicinal y creamos el nuevo sistema de salud conocido como VITAL, mediante el cual el paciente tendrá por primera vez el poder para escoger su seguro, con servicio a través de todo Puerto Rico y donde también tendrá la oportunidad de cambiar si no está satisfecho.  El poder, ahora está en las manos del paciente. 

El 2019 será el año donde se inicie la construcción de un nuevo Puerto Rico, mejor planificado, más seguro; resiliente ante el embate de la naturaleza y con una nueva infraestructura que facilite nuestro pleno desarrollo.

Esa infraestructura comprende el sistema energético; la red vial de carreteras, servicios básicos de agua y acceso a vivienda digna. 

Está próximo a comenzar un nuevo año de oportunidades para que juntos, como un solo Pueblo, podamos continuar avanzando en busca de la igualdad de derechos como puertorriqueños ciudadanos de los Estados Unidos.

Nos encaminamos para convertir a Puerto Rico en una jurisdicción que esté abierta para hacer negocios, que fomente las oportunidades y opciones para todos, que se convierta en el conector de las Américas, y que sea una plataforma de innovación, donde los puertorriqueños nos podamos quedar y donde otros puedan llamar a nuestra Isla su hogar. 

Aprovecho la ocasión para agradecerles el privilegio que me otorgan de serviles como su gobernador. Mientras más grande sea el reto, mayor será mi motivación para continuar trabajando por Puerto Rico.

Les deseo una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo en compañía de sus seres queridos.

Junto a mi esposa Beatriz, le enviamos desde Puerto Rico un abrazo solidario a los que se encuentran fuera de la Isla, recordándoles que siempre los tenemos presente.

Que Dios continúe bendiciendo a nuestra Isla.

Feliz Navidad.


💬Ver 0 comentarios