La planta hidroeléctrica, en Toro Negro, Villalba, al fondo, será el corazón del sistema de producción de energía eléctrica  en el que se conectará con placas solares. (horizontal-x3)
La planta hidroeléctrica, en Toro Negro, Villalba, al fondo, será el corazón del sistema de producción de energía eléctrica en el que se conectará con placas solares. (Ramón “Tonito” Zayas)

Las legislaturas de cinco pueblos aprobaron crear un consorcio energético municipal, que será el primero en Puerto Rico desde que se le dio paso a la desregulación de la generación eléctrica.

El Consorcio Energético de la Montaña estará integrado por Villalba, Orocovis, Morovis, Barranquitas y Ciales.

El alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández Ortiz, indicó que el objetivo a corto plazo del consorcio será establecer una microrred que genere energía que pueda venderse al gobierno para producir ingresos en beneficio del desarrollo económico de los municipios participantes.

Al mismo tiempo, según Hernández Ortiz, el sistema servirá para suplir energía a esos pueblos en caso de que otro desastre natural vuelva a afectar la red energética de la isla.

“Ya las legislaturas municipales lo aprobaron y, a principios de enero, los cinco alcaldes vamos a firmar el convenio para completar la creación del consorcio”, expresó el ejecutivo municipal.

Explicó que la primera fase del proyecto consistirá en la construcción de una finca de placas solares de 50 megavatios con baterías de almacenamiento en terrenos municipales de Villalba.

En etapas subsiguientes, se construirán instalaciones similares en los otros municipios del consorcio. La primera será en Villalba porque se conectará con la infraestructura de la planta hidroeléctrica de Toro Negro, que será el corazón del sistema.

Hernández Ortiz dijo que la hidroeléctrica no se usará para generar energía constante, pues no se puede afectar el abasto de agua.

“Vamos a usar la hidroeléctrica para crear redundancia y para que sea el sistema de manejo de la minirred”, abundó Hernández Ortiz, quien recordó que la planta generó electricidad para su pueblo tras el huracán María.

“Allí, hay una subestación que conecta con una (línea de) 115 (kilovatios) directamente hacia Barranquitas, y eso es lo que nos ayudaría a pasar la energía de Barranquitas hacia Orocovis y así sucesivamente”, añadió.

Para tales fines, comenzaron el proceso de planificación con el director de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas (APP), Omar Marrero, para que el consorcio pueda usar la hidroeléctrica por 40 años.

El alcalde de Villalba espera que, para mediados de enero, se realice “la petición formal al gobierno” para establecer la APP.

Entre la planificación y el diseño, así como los trabajos de mejoras a la planta hidroeléctrica y la construcción de la finca de placas solares, Hernández Ortiz estimó que el proyecto tendría un costo aproximado de $200 millones.

Para echar a andar las primeras etapas de la iniciativa, el consorcio espera contar con fondos del Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario (CDBG) del Departamento de Vivienda Federal.

“En la vista que estuvimos, nos dijeron que hay una posibilidad alta de que el proyecto se lleve una asignación porque somos el único proyecto energético que haya presentado un municipio”, manifestó Hernández Ortiz.

Según el alcalde, el asistente del secretario del Departamento de Energía de Estados Unidos, Bruce Walker, dio una respuesta favorable a la propuesta.

Incluso, mencionó que esa agencia los refirió al Programa de Energía para Áreas Rurales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

“Si no se puede costear el 100% por fondos CDBG… ellos están dispuestos a financiar parte del proyecto”, comentó el ejecutivo villalbeño.

De acuerdo con Hernández Ortiz, el coordinador de Revitalización de la Junta de Supervisión Fiscal, Noel Zamot no solo vio el proyecto “con buenos ojos”, sino que “va a poner su granito de arena para que el proyecto pueda ser viable lo más rápido posible, por el beneficio del Título V de la ley Promesa, que son los proyectos críticos”.

A largo plazo, los alcaldes esperan que el sistema alcance suficiente generación para que los municipios del consorcio puedan independizarse de la red de la isla, después que se aprueben las medidas pendientes en la Asamblea Legislativa.

“Cuando llegue el momento, lo podemos discutir, pero por el momento, entendemos que la generación de la microrred sería un sistema resiliente, mucho más económico y que cambiaría la circunstancia económica de los cinco municipios de la montaña”, afirmó Hernández Ortiz.


💬Ver 0 comentarios