Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La ordenanza busca convertir al pueblo de Rincón en un “Municipio Basura Cero”. (Archivo / GFR Media)

A dos meses de su implantación, el Municipio de Rincón celebra la eliminación de las bolsas plásticas en los comercios y exhorta al gobierno central a “perder el miedo” y hacer lo mismo.

Este municipio fue el primero en implantar una ordenanza que regula la venta y distribución de bolsas plásticas promoviendo así el uso de bolsas reusables en todos los comercios del pueblo. La ordenanza fue aprobada en febrero del año pasado y desde el 18 de febrero de este año ningún comercio utiliza bolsas plásticas, indicó el director del Programa de Reciclaje del municipio, Manuel González.

“Ya está funcionando. Como funciona es que vas al supermercado o a cualquier establecimiento y no te pueden dar bolsas plásticas, a menos que sea un establecimiento de comida ya procesada. En esos casos, la ordenanza establece que pueden seguir usando bolsas plásticas por aquello de los líquidos y el contenido de los alimentos”, explicó.

“La aceptación del pueblo ha sido maravillosa. Esperamos que, eventualmente, el Estado le pierda el miedo y lo tomen como una medida para todo Puerto Rico”, agregó.

La ordenanza busca convertir al pueblo de Rincón en un “Municipio Basura Cero” y, según dijo González, ya hay otros pueblos como Cabo Rojo que quieren seguirle los pasos.

“Desde enero aprobaron una ordenanza similar y les estamos dando apoyo”, destacó el funcionario municipal.

Rincón, un municipio al oeste de la Isla, conocido por sus playas, el avistamiento de ballenas y su imponente faro, apuntó a las bolsas reusables como el mecanismo para cuidar del ambiente. Según había trascendido, confrontaron problemas con las bolsas de plástico que llegaban hasta  la Reserva Tres Palmas y allí los peces se las tragaban al confundirlas con animales, y morían.

La ordenanza del ayuntamiento rincoeño- estableció un período de seis meses para eliminar el inventario de bolsas plásticas en los negocios del pueblo. También concedió un año para la puesta en vigor de un plan educativo dirigido a la comunidad, escuelas y comerciantes. En febrero pasado, entraron en vigor las penalidades y las multas.

El incumplimiento conlleva una multa de $100. Una tercera notificación conlleva una multa de $200. La multa sube a $500 si hay una violación por cuarta vez. Además, establece que por cada día que pase y que el establecimiento no corrija la falla de entregar bolsas de plástico a los consumidores, tendrá una multa de $50 diarios.

La ordenanza aclara que el establecimiento debe proveer bolsas de papel reciclado por un costo de 15 centavos por cada bolsa. El consumidor tiene la opción de llevar al establecimiento la bolsa que desee usar para cargar su compra. El dinero recaudado por concepto de esta ordenanza se destinará para implementar medidas de protección al ambiente del municipio como puede ser el Programa de Reciclaje y el Programa de Manejo de Escorrentías, indica la ley municipal. González aseguró que, hasta el momento, no se ha multado ningún establecimiento.

“Hay un cumplimiento total. Todas las tiendas están en cumplimiento. Solamente nos falta el monitoreo a los artesanos y los puestos en la calle. No hemos llegado ahí. Ha sido tanto el trabajo. Ellos (artesanos y puestos en la calle) también pueden ofrecer bolsas de papel y cobrarlas (a quince centavos) o bolsas reutilizables. (Pero) la idea no es reemplazar plástico por papel, sino que no sea atractivo usar la bolsa reusable”, enfatizó.

“Pensábamos que iba a ser más cuesta arriba y aunque ha sido difícil, tenemos la satisfacción de que los rincoeños han acceptado el proyecto y a nuestros visitantes les gusta. La aceptación de la gente es excelente”, agregó no sin antes puntualizar que ha sido el “reto más grande del municipio”.

Reconoció que aún hay personas que olvidan que en los comercios rincoeños no le proveerán bolsas plásticas y deben echar mano a una caja de cartón o llevarse en la mano los artículos comprados. “Pero son los menos”, afirmó con evidente satisfacción.


💬Ver 0 comentarios