Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública aseguró que el gobierno le ha dado la espalda a las comunidades escolares. (Suministrada)

El Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública (FADEP) y padres de sobre 25 comunidades escolares demandarán al Departamento de Educación en los próximos días para detener el cierre de más de 25 escuelas.

Las cinco organizaciones que componen FADEP, Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), Educadores Puertorriqueños en Acción (EPA), Unete, Educamos y ONDEPR- aseguraron que la radicación de un interdicto es un último recurso para mantener las escuelas abiertas.

“La secretaria de Educación (Julia Keleher) se mantiene intransigente junto al gobernador de Puerto Rico (Ricardo Rosselló) y a la Junta de Control Fiscal de continuar con sus planes maquiavélicos de cerrar las escuelas nuestras para ahorrar dinero para el pago de esta deuda”, afirmó hoy la presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR), Mercedes Martínez Padilla, en una conferencia de prensa.

El pasado 5 de abril Keleher anunció el cierre de 283 planteles escolares en agosto, medida que estimaba generaría ahorros de $14 millones. No obstante, la agencia redujo la cifra a 266 el mes pasado.

El FADEP indicó que cuenta con declaraciones juradas que demuestran que Educación pretende cerrar planteles que tienen suficientes maestros, estudiantes y materiales, además de buena infraestructura.

“Entendemos que la secretaria no ha sido transparente en los procesos, no ha sido democrática y le está violentando los derechos tanto al magisterio como al estudiantado y a los padres”, manifestó la presidenta de Educamos, Eva Ayala Reyes, frente las instalaciones de la agencia en Hato Rey.

El colectivo también destacó que sobre 50,000 estudiantes aún no han realizado la matrícula para agosto en línea, y aseguró que algunas escuelas no permiten que los padres matriculen a los estudiantes en papel.

“Esos 50,000 estudiantes obedecen muchos de ellos, tal vez la mayoría, a la oposición de sus padres y de ellos al cierre de escuelas, y es una manera de protestar ante el cierre de las escuelas”, indicó el presidente de Unete, Emilio Nieves Torres.

Además, los líderes magistrales puntualizaron sobre el recorte de $78 millones del presupuesto del programa de educación especial, que calificaron como draconiano.

A principios de este mes, una decisión judicial del juez Santiago Cordero Osorio, del Tribunal de Arecibo, detuvo momentáneamente el cierre de nueve escuelas en la isla. El gobernador anunció el pasado 12 de junio que apelarán la determinación.


💬Ver 0 comentarios