Desde la izquierda, Aida Díaz, presidenta de la Asociación de Maestros; la secretaria de Educación, Julia Keleher, y Gretchen Toledo, del sindicato de la Asociación de Maestros. (horizontal-x3)
Desde la izquierda, Aida Díaz, presidenta de la Asociación de Maestros; la secretaria de Educación, Julia Keleher, y Gretchen Toledo, del sindicato de la Asociación de Maestros. (Alex Figueroa)

Con la implementación de modelos alternativos de enseñanza, el Departamento de Educación y el sindicato de maestros llegaron hoy a los primeros acuerdos sobre los ajustes en el calendario escolar actual, tras el tiempo perdido por el huracán María.

Sin embargo, ambas partes admitieron que todavía no han alcanzado un consenso con relación a qué día de junio terminará el año académico que inició en agosto pasado.

“Estamos satisfechos con lo que negociamos, en términos de los estudiantes como con el magisterio”, expresó la secretaria de Educación, Julia Keleher, en conferencia de prensa, junto a representación de los maestros.

Los estudiantes tendrán clases hasta el 22 de diciembre, para dar paso a las vacaciones de Navidad.

Luego, los maestros se reportarán de regreso el 8 de enero, mientras que los estudiantes comenzarán las clases el 9 de enero, informó la portavoz del sindicato de la Asociación de Maestros, Grichelle Toledo.

Explicaron que ese receso académico navideño no significa que terminará ahí el primer semestre, o lo que ahora llamarán “primer ciclo de evaluación”.

Anunciaron que terminará el 16 de febrero. Luego, los padres tendrán que buscar las notas el 23 de febrero, informó Aida Díaz, presidenta de la Asociación de Maestros.

Mientras, no habrá clases en todos los días feriados oficialmente reconocidos por el gobierno estatal y federal.

En cuanto a la Semana Santa, habrá clases desde el lunes hasta el mediodía del jueves.

Lo que todavía no está claro es si las clases terminarán el 1 de junio o días después.

“A lo que no hemos llegado a un consenso final es la fecha del último día para finalizar el año escolar. Eso todavía en un proceso de negociación”, dijo Díaz. “Hay unas diferencias, pero entendemos que no va a ser hasta el 15 de junio, como se había comentado”.

De todas formas, se mostró satisfecha con los acuerdos alcanzados hasta el momento, particularmente sobre la implementación del concepto de Aprendizaje Basado en Proyectos (Project Based Learning, PBL) no solo para reponer el tiempo perdido por el huracán, sino para modernizar el sistema de educación pública.

“Hemos estado analizando el tiempo que trabajaron los maestros versus el tiempo lectivo donde existe una diferencia y hemos logrado armonizar ambas cosas en un nuevo calendario, que va a tener tiempo de contacto directo con el estudiante y donde el estudiante va a hacer un trabajo que va a involucrar a la comunidad”, manifestó Díaz.

“Estoy bien esperanzada en este nuevo proyecto, porque por primera vez vamos a tener un proceso de transformación del sistema, en el que los estudiantes van a poder decir cómo entienden que debe ser el sistema, cómo debe ser su educación y los padres y la comunidad van a tener participación”, añadió.

Por su parte, Keleher destacó que “hemos podido lograr es un balance entre las necesidades e intereses de las partes”.

“Estamos buscando una solución que da más autonomía a los maestros y empuja o adelanta la implementación de PBL, que es el aprendizaje basado en proyectos”, afirmó.

Como había adelantado hace unos días a El Nuevo Día, Keleher dijo hoy que el proyecto continuará institucionalizándose para los próximos años académicos, por lo que no prevé que vuelvan a ser de 181 días.


💬Ver 0 comentarios