Un recorrido por varios establecimientos de suministros reveló que son muchos los boricuas que aprendieron las lecciones de los huracanes Irma y María y se preparan con tiempo para cualquier eventualidad.

Ante la posibilidad de que el huracán Isaac pase cerca de la isla a finales de esta semana, decenas de consumidores acudieron ayer a almacenes de compra para adquirir agua embotellada, generadores eléctricos y alimentos no perecederos, entre otros artículos de primera necesidad.

“Me estoy preparando para algo un poquito más fuerte (que el huracán María)”, dijo María Figueroa mientras salía de la tienda Sam’s Club, en Carolina.

Para Figueroa, el agua era el artículo prioritario, ya que es crucial para el cuidado de su mamá, que es paciente de cáncer y Alzheimer.

“Con ella, necesito agua. Es lo más que necesito”, manifestó.

Dentro de la tienda, decenas de personas hicieron fila para comprar también agua embotellada. Algunos clientes adquirieron entre siete y 10 empaques de 24 botellas de agua individuales, según observó este diario.

“Hay que estar preparados para todo y coger las cosas con calma y paciencia”, afirmó Madeleine Ratcliff, quien señaló que compró agua y comida para aproximadamente una semana y media.

Llamado a la calma

Por su parte, el sociólogo José Rodríguez Gómez puntualizó que, en este momento, es importante mantener la calma y adquirir artículos de primera necesidad con anticipación.

“La ciudadanía actúa con temor por lo que vivió anteriormente (refiriéndose al paso del huracán María)”, explicó el profesor de la Universidad de Puerto Rico.

Rodríguez Gómez indicó que el miedo de la población ante un fenómeno atmosférico como Isaac proviene, en parte, de la fragilidad de los sistemas en la isla, especialmente el de energía eléctrica.

“Ahora es que parte de la población se está recuperando”, señaló.

El también gerontólogo y epidemiólogo advirtió que los consumidores deben evitar comprar excesivamente para que toda la población pueda abastecerse de suministros. Además, puntualizó sobre la importancia de que las personas se apoyen mutuamente en eventos como una tormenta tropical.

“Somos un pueblo que siempre ha sido unido. Nos ayudamos”, concluyó.

Aún está lejos

En su boletín de las 11:00 p.m., el Centro Nacional de Huracanes clasificó a Isaac como huracán, con vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (mph). El centro del sistema estaba en la latitud 14.5 norte, longitud 41.6 oeste. Se movía hacía el oeste a 14 millas por hora.

Al cierre de esta edición, la trayectoria del huracán Isaac seguía siendo incierta, así como el impacto que podría tener sobre la región de Puerto Rico.

Odalys Martínez, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), indicó a El Nuevo Día que entre hoy y mañana en la tarde se podría tener un panorama más certero de cuál sería el impacto -si alguno- que podría tener este fenómeno sobre la isla, aunque es prácticamente seguro un deterioro en las condiciones marítimas.

“Estamos hablando de un sistema que está más cerca de África que de esta zona, así que todavía tiene camino para recorrer”, señaló la meteoróloga.

“El sistema debe fortalecerse eventualmente, a medida que se acerque al arco de las Antillas. Entonces, encuentra un ambiente hostil y se debilita”, agregó sobre lo que se espera en los próximos días.

Al momento, los pronósticos ubican a Isaac pasando como tormenta tropical a unas 200 millas al sur de Puerto Rico entre la madrugada de jueves y la mañana del viernes.


💬Ver 0 comentarios