Miembros de la Asociación de Hospitales se expresaron ayer ante la Comisión de Salud del cameral en torno a la medida que considera asuntos de seguridad en las instalaciones médicas (semisquare-x3)
Miembros de la Asociación de Hospitales se expresaron ayer ante la Comisión de Salud del cameral en torno a la medida que considera asuntos de seguridad en las instalaciones médicas. (Suministrada)

El presidente de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, Jaime Plá Cortés, expresó ayer preocupación por el posible efecto adverso de un proyecto de ley que busca establecer medidas de seguridad en los hospitales del país.

A pesar de que reconoce la intención de la pieza legislativa, Plá Cortés aseguró que debe haber un análisis previo sobre las medidas de seguridad que los hospitales han desarrollado antes de imponer cambios.

“Entendemos que delegar en el gobierno de Puerto Rico cuáles van a ser las iniciativas que deberán ser adoptadas por las instituciones hospitalarias puede acarrear una duplicidad de esfuerzos que redundarán en costos al tan agraviado erario”, manifestó en una vista pública ante la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes.

Además, mostró preocupación que sea obligatorio implantar medidas de seguridad mediante el uso de sistema tecnológico.

“Los expertos en el tema han destacado otras medidas efectivas y menos costosas”, añadió.

El Proyecto del Senado 116 pretende prevenir actos delictivos en los hospitales y promover la adopción de procedimientos para garantizar la protección del público.

En la exposición de motivos, el proyecto destaca el asesinato de una joven en el hospital San Antonio, en Mayagüez, en 2016. Tan reciente como el mes pasado, un hombre fue asesinado en el hospital HIMA de Caguas.

Plá Cortés indicó que los incidentes de violencia en las instituciones hospitalarias son hechos aislados.

“Entendemos que el evento ocurrido en el 2016 fue uno de carácter aislado y excepcional a lo que es una experiencia de los sistemas de seguridad que cada hospital tiene implantado”, explicó.

Con el fin de asegurar el bienestar de los pacientes y los visitantes, la medida propone fijar deberes y responsabilidades a los hospitales.

El director de la Administración de Servicios Médicos, Jorge Matta González, señaló que no todos los hospitales pueden absorber los costos de implementar los sistemas de seguridad y tecnología que exigiría la medida de aprobarse.

“El tener personal altamente calificado y dirigido por expertos en seguridad dentro de las instituciones hospitalarias conlleva planificación estratégica y, sobre todo, inversión económica”, afirmó.

Por su parte, Doris Borrero, del Departamento de Salud, endosó la pieza legislativa con varias recomendaciones, entre ellas mantener las puertas de seguridad cerradas en todo momento, asignar una sola entrada y salida para el uso del personal y otra para el público, y limitar la cantidad de visitantes en las habitaciones.

Además, el departamento propone reducir los horarios de visita a, por ejemplo, 12:00 p.m. a 2:00 p.m. y de 6:00 p.m. a 8:00 p.m.

“La mayoría de las veces que nosotros hemos estado en los hospitales en las habitaciones ni siquiera se pueden mover por tantas personas que hay en ese cuarto”, explicó Borrero, quien labora en la Secretaría Auxiliar de Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud.

En enero del año pasado, el senador novoprogresista Ángel Martínez Santiago y el legislador independiente José Vargas Vidot radicaron la medida, y, en mayo de 2017, el Senado aprobó el proyecto con enmiendas.


💬Ver 0 comentarios