Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En absoluto silencio, un grupo de 10 jóvenes universitarios haitianos escuchó ayer el testimonio de su compatriota Jean-Robert Cadet sobre sus años como “restavek” o sirviente infantil.


💬Ver 0 comentarios