Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Una madre puertorriqueña denunció que su hijo fue retenido ilegalmente por su padre en Estados Unidos y que no ha logrado que las autoridades de ese país ni las de Puerto Rico echen a andar el proceso para recuperarlo.

Por el contrario, las agencias tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos han desatendido el problema indicando que no tienen jurisdicción y nadie le ha podido dar una respuesta u orientación que la ayude a encauzar el proceso para recuperar al niño, quien actualmente tiene 11 años y cuya identidad este medio protege por tratarse de un menor. La situación se complica porque la mujer, Jessica Infante Primm, de 33 años y residente de Vega Baja, solo trabaja a tiempo parcial y no tiene abogado ya que no puede costearlo.

La trama se desató en diciembre pasado, cuando el padre del menor, Ángel Merced, recibió al niño en el estado de Nuevo México, donde reside junto a su actual esposa, con el compromiso de devolverlo el 2 enero. Sin embargo, le solicitó a Infante Primm que le permitiera quedarse con él hasta mayo, y los meses que le correspondían de junio y julio. 

La mujer asegura que aceptó ya que se encontraba en su último semestre de estudios universitarios y realizando su práctica profesional, por lo que le convenía tener el tiempo disponible. El acuerdo fue por teléfono.

Infante Primm denunció a ELNUEVODIA.COM que se mantuvo comunicación con su hijo todas las semanas hasta que a mitad del mes de julio, el hombre le dijo que no le devolvería al menor.

Infante Primm y Merced se casaron en marzo del 2007 en el estado de Nueva Jersey. Un año después, se separaron y la mujer regresó a Puerto Rico. En el 2010 viajó a Nueva Jersey para completar el proceso de divorcio. 

La sentencia de divorcio del Tribunal de Nueva Jersey, de la cual este medio tiene copia, estipula que Infante Primm tiene la custodia del menor y que a Merced le toca recibirlo en las vacaciones de verano e invierno, por lo que se suponía que el pasado 1 de agosto el niño llegara a Puerto Rico.

Desde que se divorciaron hace cuatro años, el niño había pasado navidades y veranos con el padre y regresado a la Isla sin problemas.

“Él primero me dijo que no iba a enviar al niño de regreso a la Isla porque no tenía dinero para el pasaje y después me pidió que pagara la mitad”, explicó la madre. 

Fue luego de esas conversaciones, el pasado 11 de julio, mientras Infante Primm hablaba por teléfono con su hijo, que Merced le dijo que no volvería a enviar al menor a Puerto Rico. “El niño empezó a llorar un montón”, dijo la mujer.

Desde entonces, Infante Primm alega que Merced no le responde llamadas, mensajes de texto o cartas que ha enviado. La última vez que se comunicó con el menor fue el pasado 21 de julio por motivo de su cumpleaños porque él la llamó. “No quise tocar el tema con el niño de cuándo regresaría porque se puso tan triste la última vez”, recordó.

Durante una conversación por Facebook, de la que ELNUEVODIA.COM tiene copia, el padre indicó a Infante Primm que no le va a entregar al menor porque el niño le ha dicho que se quiere quedar con él. Además, la retó a que hiciera la denuncia ante las autoridades, asegurándole que en Puerto Rico no harían nada al respecto.

“Trata de cogerme por secuestro, no hay punto ya que ese no fue el caso, es mi hijo y quiere quedarse conmigo. Buena suerte con esa”, lee parte del mensaje.

“¿Crees que tengo miedo? Porque no lo tengo. ¿Qué agencia de ley y orden va a arrestarme por secuestro?  ¿Tú crees que la Policía de Puerto Rico va a venir aquí? Tú lo pusiste en un avión para que viniera para acá. No tienes idea de cómo funciona el sistema”, agregó el hombre ante la insistencia de Infante Primm de que enviara al hijo de regreso.

ELNUEVODIA.COM intentó comunicarse con el padre del menor pero las llamadas no fueron respondidas.

En el limbo la jurisdicción

Los tres tribunales a los que ha acudido Infante Primm (Nueva Jersey, Nuevo México y Puerto Rico) rehusaron atender su caso alegando que no tienen jurisdicción.

La mujer se comunicó con el tribunal de Nueva Jersey y la agencia para Servicios de Protección Infantil.  Ellos le dijeron que no podían hacer nada porque, como el niño es residente de Puerto Rico, no tienen jurisdicción en el caso.

“Me dijeron que el juez aquí debe hacer la orden que ordene al padre a devolverme al niño”, indicó.

Como trabaja en Peñuelas, Infante Primm acudió a la Procuraduría de Menores en Ponce, quienes le indicaron que el caso tenía que verse en Bayamón porque su residencia es en Vega Baja.

En el Tribunal de Bayamón, la procuradora de menores se contactó con la comandancia municipal para hacer la querella. Ahí le dijeron que el caso se tenía que trabajar en Estados Unidos porque ya habían pasado seis meses.

“Después me comuniqué con el tribunal en Nuevo México, ya que es donde el nene está viviendo ahora, y también me dijeron que era en Puerto Rico. Ellos me dijeron que tenía resolverlo rápido porque después los jueces no quieren sacar a los niños de la escuela”, detalló preocupada la mujer.

Infante Primm alega que las autoridades le dijeron que no  puede hacer querella con la Policía porque ya hay un acuerdo establecido, por lo que tiene que ir directo al tribunal. Según la mujer, la procuradora de menores que la atendió en Bayamón también se comunicó con Interpol, quieren dijeron que no podían hacerse cargo del caso.

“No me sorprende porque todo el mundo se quiere lavar las manos. Si el padre no le ha devuelto al niño es ‘parental kidnapping’ (secuestro parental). Un padre no custodio no se puede quedar con el hijo después de la fecha establecida”, explicó, por su parte, el abogado, experto en casos de familia, Carlos Sanabria.

Según el licenciado, si el padre quiere la custodia del menor tiene que pelearla en el tribunal de Puerto Rico. Añadió que es cierto que el juez va a escuchar dónde se quiere quedar el niño. “Eso va a pesar un montón”, dijo.

El abogado explicó que como los tribunales mantienen las jurisdicciones originales, las personas que se encuentren en situaciones parecidas pueden realizar un exequátur, procedimiento que da validez a sentencias de los Estados Unidos como si se hubiesen emitido en Puerto Rico.

Por el tiempo que tarda en lo que el tribunal ve el exequátur Sanabria recomendó que la madre se comunique con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) si quiere que se resuelva de inmediato el problema.

Sin embargo, Infante Primm se comunicó temprano en la tarde de ayer con el FBI pero tampoco pudieron ayudarle. El portavoz del FBI en Puerto Rico, Moíses Quiñones explicó que cuando los secuestros parentales ocurren en territorio de Estados Unidos el FBI no tiene jurisdicción. La agencia tiene jurisdicción cuando son casos internacionales por lo que ella tiene que trabajar la situación en la corte directamente, agregó Quiñones.


💬Ver 0 comentarios