Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El autismo es una de las condiciones que la ASES incluye en la cubierta especial para facilitar  los servicios médicos al paciente, destacó Levine. (horizontal-x3)
El autismo es una de las condiciones que la ASES incluye en la cubierta especial para facilitar los servicios médicos al paciente, destacó Levine. (Archivo / GFR Media)

La odisea de Dylan, un niño de ocho años con autismo, parece nunca acabar. El último capítulo lo vivió la semana pasada, cuando acudió junto a su madre, Charlotte Levine, a una cita con un oftalmólogo pediátrico y se enteró que la cubierta especial de autismo, bajo la Reforma de Salud, cambió.

“Me dijeron que el diagnóstico de autismo lo tienen bajo salud mental y que ningún especialista físico puede atenderlo sin un referido (del pediatra del menor)”, denunció Levine, cuyo hijo tiene la cubierta especial de autismo bajo Triple-S/ Reforma.

Desde hace varios años Levine lucha públicamente porque el menor de sus dos hijos reciba los servicios médicos y educativos que necesita.

Tras contactar a personal de la Administración de Seguros de Salud (ASES) hace varios días, a Levine le informaron de este cambio en la cubierta especial de autismo.

“Me dijeron que ahora solo van a cubrir servicios de salud mental o lo relacionado a la cabeza, aparentemente de neurología, pero lo que pasa es que el autismo afecta la parte (de salud) física también”, deploró.

Además, según cuenta Levine, de la aseguradora Triple-S le informaron que necesitan nueva evidencia para ratificar que el menor aún padece de autismo.

“La manejadora del caso le dijo al IPA (grupo médico primario) que tienen que enviar toda la certificación neurológica de Dylan y que tengo que volverle a hacer una evaluación neurológica. Pero es que el autismo no se cura”, dijo.

Levine recalcó que la cubierta especial de su hijo, bajo la Reforma de Salud, está vigente hasta el año 2078 y que se niega a someter a su hijo a otra evaluación neurológica que ratifique lo que ya se sabe, que su hijo tiene autismo.

Esta situación, dijo, está obstaculizando los servicios médicos de Dylan. Al menor, comentó, tienen que realizarle próximamente una imagen de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés).

“No me voy a someter al proceso (de evaluación) de nuevo. Ellos (Triple-S) tienen que arreglar este asunto administrativo”, sostuvo.

A través de declaraciones escritas Nanette Dumont, vicepresidenta de gerencia de servicio de Triple-S, informó que la cubierta especial de Dylan está activa desde el 2012 y que “los servicios solicitados han sido provistos de acuerdo con la misma”.

“La cubierta especial actual de Dylan no tiene fecha de expiración y no tenemos servicios solicitados pendientes ni en proceso”, agregó Dumont.

No se informó, sin embargo, sobre la petición de una nueva evaluación neurológica al menor para ratificar su condición de autismo, como denuncia Levine.

Personal de la ASES no contestó una petición de este diario en torno a los cambios que Levine denuncia sobre la cubierta especial de autismo bajo la Reforma de Salud.

De acuerdo con una carta circular (#M1506075) que envió la compañía Triple-S el 17 de junio de 2015 a médicos y grupos médicos primarios de asegurados de la Reforma, la cubierta especial de autismo estará vigente mientras el asegurado se mantenga elegible en el PSG, hasta cumplir los 21 años de edad. 

Luego de alcanzar esta edad, la compañía le requerirá una certificación por un neurólogo y psiquiatra donde se establezca la necesidad de manejo y tratamiento para la condición como adulto.


💬Ver 0 comentarios