Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Durante el piquete, vistieron de blanco para exigirles a los estudiantes que abrieran el campus de la Universidad de Puerto Rico

Un nutrido grupo de profesores, vestidos de blanco, que reclaman la reapertura del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) se manifestaron esta mañana frente a los portones principales de la institución, donde intercambiaron consignas con miembros de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) y la Hermandad de Empleados Excentos No Docentes (HEEND).

Los profesores llegaron a eso de las 8:30 a.m. hasta Plaza Universitaria y realizaron una marcha silenciosa que duró unos 20 minutos. Los educadores caminaron en círculo desde la estación del Tren Urbano, ubicada en la plaza, hasta la luz de la avenida Universidad. Pese a que cruzaban la vía para caminar en el carril que está justo al frente de la acera del campus, no detuvieron el tránsito.

“Es un grupo de profesores bien diverso. Reclamamos una universidad abierta. Primero, porque es la manera en que todos juntos podemos aportar a una lucha en contra de los recortes. Segundo, es la manera en que podemos proveer diferentes alternativas para los recortes que ya se venían proveyendo en una universidad abierta, y en tercer lugar, es la manera que educamos, producimos conocimiento, que es la manera en que la universidad aporta, como la turbina que va a mover el país hacia adelante en este momento de crisis”, expresó el profesor de sociología y antropología Jorge Giovannetti, portavoz del colectivo.

Cuando terminaron la marcha, los educadores se colocaron en una línea frente al recinto y comenzaron a corear: “¡Abierta, abierta, la IUPI siempre abierta!”. Mientras, seis representantes de los profesores solicitaron una reunión con miembros del Movimiento Estudiantil para negociar un ingreso temporal al recinto.

Los profesores solicitaban la entrada del grupo para realizar una manifestación silente, por 15 minutos, frente a la torre. Según Giovannetti, más que una protesta sería “un símbolo de buena voluntad de ambas partes, especialmente de parte de los estudiantes que son los que mantiene cerrado el recinto”.

“Yo creo que los estudiantes deben reconsiderar abrir los portones y desarrollar otros tipos de protesta y expresión. Yo no soy quién para darles un ‘lecture’ a ellos de cuáles son sus métodos de protesta. Lo cierto es que yo creo que hay muchos mecanismos, piquetes, paros esporádicos, manifestaciones silenciosas, manifestaciones artísticas, poner la presión en la Junta de Control Fiscal, en el gobierno, porque esta opción de cierre de recinto que ellos han determinado es algo que, a mi juicio, cancela cualquier otra opción de alianza política que se pueda establecer”, añadió Giovannetti.

La negociación no se dio. El grupo de profesores se movilizó hacia el portón del edificio Facundo Bueso, donde les indicaron que serían atendidos por los representantes estudiantiles. Sin embargo, luego de varios minutos de espera, justo cuando una estudiante indicó que los portavoces venían en camino a negociar, los educadores decidieron realizar la protesta, en silencio, frente al portón.

Los manifestantes se colocaron de frente a la avenida Ponce de León mientras miembros de la APPU y la HEEND se pararon detrás, entre los profesores y el portón.

“¡Propuestas, sí; silencio, no!”, comenzaron a corear, lo que acortó los 15 minutos de silencio. “¡Lucha, sí; cierre, no!”, les contestaban los manifestantes.

Luego de varios minutos, ambos grupos comenzaron a entonar el himno de la UPR.

Mientras esto ocurría, salieron dos miembros del Comité Negociador Estudiantil, Mikael Rosado y Francisco Santiago. No obstante, los profesores indicaron que habían esperado mucho por ellos, criticaron que no hubiese apertura para negociar de parte de los estudiantes y procedieron a abandonar el área.

“Como parte del proceso nosotros hemos estado en diferentes partes del recinto. Nosotros sí estamos en disposición de dialogar. Salimos lo más rápido que físicamente pudimos. Si ellos hubiesen notificado sus intenciones de negociar antes, era fácil. Salimos y ellos decidieron irse. Nadie negocia con límites de tiempo. Están sedientos de confrontación. Si no hubiese esa sed, no se hubiesen ido y se hubiesen sentado a negociar”, argumentó Rosado.

Esta protesta se da un día después de que la jueza Lauracelis Roques, del Tribunal de San Juan, multara a la UPR por incumplir la orden judicial de reabrir los portones y garantizar el acceso para que los estudiantes pudieran retomar sus clases.

Sin embargo, los alumnos que tienen tomado el recinto, se mantiene firmes en su posición. Los portones continúan cerrados y miembros de la APPU y la HEEND se mantienen vigilantes frente a la entrada principal del recinto.

El profesor de la Facultad de Ciencias Naturales Jorge Colón aseguró a endi.com que la APPU determinó no cruzar líneas de piquete y mantenerse en su posición hasta que los estudiantes determinen levantar la huelga indefinida.

“Nosotros tenemos una posición clara desde el principio como organización de que no cruzamos línea de piquete y si hay una huelga y el estudiantado decidió cerrar los portones, pues nosotros nos manteneos fuera de los portones. No vamos a dar clases y estamos aquí porque hemos decidido hacer un rol de acompañamiento y tratar de evitar que ocurra alguna situación violenta”, expresó.

Según Colón, la determinación tomada por la jueza, en lugar de aportar a la solución del conflicto e impulsar el diálogo, abre la puerta para que se intente abrir los portones con el uso de la Policía.

“Públicamente, indicamos que estamos en contra de que se intente abrir los portones de forma violenta. Si se hiciera eso, se trata de abrir el recinto, y la Policía entra al recinto, nos vamos a negar a dar clases”, advirtió.

La huelga sistémica, que llegó a incluir nueve de los 11 recintos de la UPR, surgió como un mecanismo de lucha estudiantil en rechazo a los millonarios recortes presupuestarios que se avecinan para la institución a raíz de las directrices de la Junta de Supervisión Fiscal.

Los portones del recinto riopedrense han estado cerrados desde el pasado 28 de marzo. Anoche, el recinto de Arecibo determinó en una asamblea levantar la huelga. Bayamón y Mayagüez son los otros recintos que continúan con los portones cerrados. 


💬Ver 0 comentarios