Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

aeropuerto (horizontal-x3)
Según el CIC, si esas 246,000 personas pobres no hubiesen migrado, la tasa de pobreza de Puerto Rico hubiese ascendido a un 50% para el año 2014, pero en vez, se registró en 46%. (Alvin J. Báez)

La migración ha sido una válvula de escape tanto para las personas profesionales desempleadas o que buscan una mejor remuneración como para quienes se han mantenido en los pasados años bajo los índices de pobreza. 

De acuerdo con los análisis del Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, desde que comenzó la depresión económica en la Isla en 2006 hasta el 2014, han salido hacia Estados Unidos unas 246,000 personas pobres. 

El Negociado del Censo ha establecido que una persona que viva sola es pobre si su ingreso mensual es de $1,006 o menos. Esa cantidad se ajusta si hay más personas en la vivienda. 

Según el CIC, si esas 246,000 personas pobres no hubiesen migrado, la tasa de pobreza de Puerto Rico hubiese ascendido a un 50% para el año 2014, pero en vez, se registró en 46%.

“Contrario a la inmensa mayoría de los países de América Latina, Puerto Rico no recibe una cantidad significativa de remesas de sus migrantes, por lo que el beneficio a corto plazo de esa migración es aliviar las tensiones socioeconómicas del país”, expuso el doctor José Caraballo Cueto, director del único CIC en Puerto Rico, ubicado en el Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias de la UPR de Cayey.

Por otra parte, Caraballo Cueto explicó mediante comunicado de prensa que la migración neta de la Isla a Estados Unidos en el mismo periodo de tiempo ha sido de 366,000 personas. 

Esa cifra representa la diferencia entre el total de los que se han ido, 609,000, y los que han migrado de Estados Unidos a Puerto Rico, 243,000.

El 15% de los que se fueron y no regresaron, unos 56,000, tenían un bachillerato o un grado superior, lo que se pudiera considerar una fuga de cerebros significativa. Estos datos se desprenden de la Encuesta sobre la Comunidad de Puerto Rico, realizada por el Negociado del Censo. 

“Es cierto que todos los años vienen y van profesionales pero en términos netos son 56,000 profesionales menos. Estos y estas muy probablemente estudiaron en Puerto Rico, ya sea en las instituciones del estado o en centros educativos privados que gozan de exenciones contributivas; en ambos casos son subvenciones que hace el gobierno de Puerto Rico y que se complementan con fondos federales”, resaltó Caraballo Cueto.

Además, un 13% de los emigrantes profesionales de Puerto Rico hacia Estados Unidos estuvo desempleado durante el periodo 2005 a 2009, tasa que subió a 17% entre 2010 y el 2014. Y es, de hecho, durante el periodo 2010 a 2014 cuando la migración neta de profesionales aumentó en promedio un 16% (1,500 profesionales más) con respecto al periodo 2005 a 2009. 

“Es importante señalar que esta no es una situación irreversible. Varios estudios indican que este patrón está ligado a la depresión económica por lo que si se reactiva la economía se podrá ver un descenso en este drenaje de cerebros e inclusive una migración de retorno como ocurrió en la década de los 70”, analizó el también doctor en economía.


💬Ver 0 comentarios