Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Dios mío, ¿por qué me está pasando esto a mí?”, sostuvo ayer la mujer de 36 años Luvic Arzola Hernández, mientras narraba en el Centro Judicial de San Juan un violento incidente en el que el supuesto seminarista diocesano Leonard Prohil, de 47 años, presuntamente le rasgó sus pantis y penetró su área vaginal con sus dedos hasta hacerla sangrar.


💬Ver 0 comentarios