Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hace siete meses Brenda Irlanda, perdió a su niña a las 37 semanas de embarazo. “Fui a una cita de rutina y su corazón no estaba latiendo”, recordó.

Así que fue referida para practicarle un cesárea, lapso de tiempo en que hubiese querido estar mejor orientada y con más opciones.

Como ejemplo, aseguró que hubiese querido ver a su niña fallecida junto a su esposo en lugar de tener que lidiar con la situación sola y recién operada porque no se le dio la opción de estar junto a su pareja, aseguró.

“Se manejó muy superficial”, opinó Irlanda.

Este triste proceso de convertirse en madre sin su bebé le hizo darse cuenta de que ella no está sola y que la Isla carece de lugares donde buscar apoyo para los madres y padres que pierden a sus hijos antes, durante o después del parto.

A raíz de esto, y con el apoyo de la psicóloga clínica Marianela Rodríguez y el Centro Mam, en Ocean Park, idearon crear el Grupo de Apoyo para Padres y Madres que pierden a sus bebés en el vientre, en el parto o después del parto.

Ayer tuvieron su primera reunión en el Centro Mam, donde además se ofrecen talleres de lactancia, clases de parto y otras actividades que benefician a las mujeres y su familia.

Según la psicóloga, en Puerto Rico hay un vacío para atender estos casos y el grupo de apoyo que recién inician es una opción para entender que hay más personas pasando por algo similar y que se puede salir hacia adelante.

Rodríguez observó que, según cifras que obtuvo del Departamento de Salud, uno de cada cinco embarazos resulta en un aborto espontáneo.

La doctora entiende que falta orientación en relación a este tema, especialmente en los hospitales. Además, siente que quizá por un factor cultural los puertorriqueños no suelen hablar abiertamente de la pérdida de sus seres queridos. Mucho menos de un bebé que apenas nombraron y ya le tuvieron que hacer un funeral.

De hecho, Irlanda aceptó que ha tenido que superar la muerte de su niña “a pulmón”, en el camino encontró a la doctora a través de un directorio especializado de Estados Unidos de galenos que se dedican a tratar pacientes que están enfrentando este tipo de pérdida

“Yo sé inglés y tengo internet. Pero hay mucha gente que pasa por esto y no dicen nada”, dijo.

Importante desahogarse

Rodríguez, quien se especializa en trabajar trastornos emocionales perinatal y posparto, explicó que para sanar hace falta llorar y ayuda hablar con gente que esté pasando por lo mismo.

“Esto ayuda a transformar la pérdida en algo constructivo”, aseveró.

La especialista recomendó hablar sin miedos sobre el tema cuando se esté listo y sin apuros. “No hay un tiempo definido para sanar”, aseguró.

La doctora resaltó que ahora los doctores tienen donde referir a pacientes pasen por esto.

“Lo importante es que la gente entienda de que no están solos”, dijo por su parte Irlanda.

La próxima reunión del grupo de apoyo fue programada para el próximo 3 de diciembre en el Centro Mam, ubicado en Ocean Park. Para más información, puede llamar al (787) 945-5000, o (787) 477-9119.


💬Ver 0 comentarios