Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Distintos líderes de este municipio quieren darle visibilidad al pueblo y conectar a sus sectores para superar la adversidad, que empeoró luego del huracán María

Los naguabeños conocen bien los peligros que tienen que enfrentar cada vez que llueve. El río Blanco, que nace en el bosque tropical El Yunque, los deja incomunicado; los derrumbes son la hora del día y, ahora, se han enfrentado a la realidad de formar parte del grupo de los últimos abonados que son atendidos para que se les restaure el servicio de energía eléctrica. 


💬Ver 0 comentarios