Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El Servicio Forestal destacado en El Yunque explica cómo van los trabajos de restauración a poco más de cuatro meses tras el huracán María

Nota del editor: Esta es la segunda de tres notas que exponen la situación de El Yunque y los esfuerzos de recuperación a más de cuatro meses tras el huracán María.

Río Grande - El turismo en Río Grande está estancado desde el azote de los huracanes Irma y María. A mitad de mañana en el sector Palmer, justo en la calle que intercepta con la PR-191 hacia El Yunque, los carros eran escasos y el movimiento de personas mínimo. Solo unos pocos negocios estaban abiertos en el lugar que solía ser parada de los transeúntes que se dirigían al bosque tropical.

A cuatro meses del huracán, solo una pequeña parte de El Yunque está abierta al público y muchos hoteles del área no han reabierto. Mientras los comerciantes esperan con ansias la reapertura del bosque, luchan por no encadenar las puertas de sus negocios.

Para Noel Valentín Hernández y Milton Falero, dueños de la panadería Puertorrican Bakery y el café Lluvia Deli Bar & Artefacto, respectivamente, el golpe de María se sumó a otros que han complicado la continuidad de sus negocios.

Una remodelación de la marginal y la calle principal por parte del municipio entre 2015 y 216 provocó una merma en las ventas. La carretera reabrió en noviembre de 2016, y la estabilidad duró hasta el 20 de septiembre del año pasado. 

“Ha sido un desastre detrás del otro porque dijeron que iba a tomar unos meses y tomó un año. Aquí no podían pasar carros porque si no era el polvorín, era el fango”, describió Falero, propietario del café Lluvia, que está cerrado desde el paso de María por falta de una planta eléctrica.

Lluvia Deli Bar & Artefacto permanece cerrado desde el huracán. (Juan Luis Martínez Pérez)

El comerciante sostuvo que el golpe ha sido significativo, no solo por los daños causados por el evento atmosférico, sino también por la merma en el turismo debido al cierre de El Yunque. No obstante, confía en que el turismo local y la apertura de hoteles como el Wyndham Grand Río Mar Beach ayuden a mantener las ventas tan pronto abran sus puertas en febrero.

“Ha sido una cosa detrás de la otra, pero todavía nosotros seguimos positivos. Esto tiene mucho potencial aquí”, afirmó.

Por su parte, Valentín detalló que durante los meses antes de los huracanes la panadería solía recibir unos 100 turistas a diario. Ahora, el flujo de clientes se limita a residentes del área y clientes que saben que la panadería reabrió sus puertas en noviembre. Indicó que el lunes pasado llegó la energía eléctrica, pero la inestabilidad del sistema mantiene el negocio a medias.

“El negocio se ha afectado completamente porque El Yunque está cerado. El poblado nos auspicia, pero el negocio lo apoya mucho el turismo”, dijo Valentín. 

Como si el azote del huracán no hubiera sido suficiente, Valentín sufrió pérdidas de aproximadamente $15,000 tras las inundaciones provocadas por el desbordamiento del río Mameyes días después del ciclón.

Durante los meses antes de los huracanes, Puertorrican Bakery solía recibir unos 100 turistas a diario. (Juan Luis Martínez Pérez)

“Ahora mismo estamos operando en negativo. Hicimos el esfuerzo por mantener el negocio abierto. Hemos tenido que hacer mil sacrificios para no cerrar el negocio”, aceptó Valentín, quien aseguró que si no fuera por su segundo trabajo, la panadería ya hubiera cerrado.

“Esto es bien desesperante. No es fácil… Las personas a veces no comprenden”, dijo, a su vez, Sarahin Carrillo, esposa de Valentín, al explicar que algunos clientes se quejan por la falta de productos en la panadería.

Por su parte, Karla Pomales, empleada de Degree 18 Juice Bar, se mostró positiva en que pronto se estabilice el aire turístico en la zona, a pesar de solo haber recibido un cliente durante la mañana.

“Vamos a seguir abiertos, no nos vamos a rendir. Esperamos que ya en unos cuantos meses todo esté normalizado”, dijo. Mientras tanto, explicó que atienden a clientes locales y trabajadores de El Yunque, así como turistas que aventuran hasta el área que ya está abierta al público en el bosque.


💬Ver 0 comentarios