(semisquare-x3)
El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda la vacunación contra la influenza como prevención del virus. (GFR Media)

El alza en los casos de influenza que la comunidad médica ha observado entre los últimos dos meses del año pasado y principios de este año ha venido acompañada de varias dificultades.

Uno de los principales retos son los planes médicos que no autorizan el despacho de medicamentos para tratar esa condición si el asegurado no acompaña la receta con una orden de laboratorio que confirme su diagnóstico.

“Eso es atentar contra el juicio clínico del médico”, denunció el doctor Luis Salgado Díaz, emergenciólogo y pediatra que dirige el área pediátrica del hospital HIMA San Pablo, en Caguas.

Al galeno, le preocupa que hay casos que, aunque arrojan negativo en la prueba de laboratorio, sus síntomas clínicos hacen sospechar que se trata de un “falso negativo”.

La urgencia en tratar con premura los casos de influenza, recalcó Salgado Díaz, es que hay una ventana de 48 horas desde el comienzo de los síntomas para que la persona pueda recibir con efectividad uno de los dos medicamentos recomendados para tratar la sintomatología de este virus: Tamiflu y Relenza.

El precio de estos medicamentos, advirtió Salgado Díaz, es de cerca de $100, cantidad que el médico reconoció puede resultar sustancial y onerosa para personas de escasos recursos, a quienes se les dificultaría adquirirlos sin una cubierta médica.

Por otra parte, Salgado Díaz lamentó que haya personas que no “tomen en serio” la vacunación contra la influenza como prevención de este virus.

El doctor Raymond Sepúlveda, director médico del hospital HIMA San Pablo, en Cupey, coincidió en que los problemas para acceder a los medicamentos recomendados para tratar la influenza afectan “el buen manejo del paciente”.

De acuerdo con el galeno, uno de los aspectos que más le preocupa sobre los casos de influenza y de otras condiciones respiratorias que ha detectado esta temporada es que los síntomas suelen extenderse por más tiempo.

“He visto mucho paciente que trato y siguen con tos y molestias respiratorias por cuatro, cinco y seis semanas”, dijo Sepúlveda, aunque resaltó que no todos son casos de influenza, sino también pacientes de asma y otras enfermedades respiratorias.

Según indicó, entre las 169 pruebas de influenza que han realizado en el hospital HIMA San Pablo de Cupey en enero, de un 35% a 45% han arrojado resultados positivos, en su mayoría a influenza A, con “algunas pocas de influenza B”.

La diferencia entre ambos tipos de este virus, explicó, es que los síntomas de influenza A son “más evidentes”, mientras que los casos de influenza B son más difíciles de diagnosticar.


💬Ver 0 comentarios