Alexis Joel Hernández, aquí posando con su bata de estudiante de medicina, es natural de Camuy (semisquare-x3)
Alexis Joel Hernández, posando con su bata de estudiante de medicina, es natural de Camuy. (Suministrada)

Pese a que el lunes Alexis Hernández abrió los ojos luego de permanecer por casi tres semanas en estado de coma inducido tras resultar herido por una explosión en su apartamento en Guadalajara, México, aún no existe un cuadro claro sobre su condición.

Así lo reveló el padre del joven de 23 años, Jaime Hernández, al indicar que “a veces mejora, pero otras veces se ve más malito”.

El estudiante, que se suponía que comenzara su primer año de estudios en Medicina en enero, permanece recluido en un hospital de Texas al que fue trasladado hace dos semanas.

Alexis permanece entubado y ha sido sometido a sobre tres operaciones para tratar las quemaduras de segundo y tercer grado que recibió en un 71% de su cuerpo.

El próximo lunes se supone que fuese intervenido quirúrgicamente de nuevo, pero la operación se aplazó por su condición.

“No se ha podido hacer la operación porque se complica todo”, dijo el padre del estudiante a El Nuevo Día.

“Cada día es una historia diferente”, añadió.

No obstante, Jaime dijo que se siente contento porque al menos su hijo ya está consciente.

Relató que desde que salió del estado de coma inducido pueden hablar con él y que este les responde con la cabeza.

“Ya por lo menos uno le habla y te contesta con la cabeza y te entiende, está consciente. Por lo menos estamos más contentos, por un lado, pero uno se desespera porque no entiende muchas cosas, con ese tubo en la boca, trata de hablar, pero es desesperante”, describió.

Jaime dijo que uno de los retos que han enfrentado ha sido poder expresar y entender el idioma inglés, pero resaltó que han contado con el apoyo de familiares y puertorriqueños radicados en Texas que los han apoyado.

“Ya ellos son como nuestra familia”, subrayó.

El padre de Alexis agradeció una vez más a las personas que se han solidarizado con la condición de su hijo.

Por ejemplo, a través de la plataforma GoFundMe la familia ha logrado recaudar hasta hoy unos $158,410.

Sin embargo, Jaime recalcó que lo que hace falta es oración.

“Nos hemos mantenido lejos, pero estamos eternamente agradecidos de todos los que se han preocupado, estamos muy agradecidos. Todavía faltan oraciones para que Alexis salga a flote”, acotó.

La investigación preliminar del incidente arrojó que la explosión se desarrolló porque el joven dejó un envase plástico con una cuchara de metal dentro de un horno microondas.

El padre ha rechazado esta teoría en múltiples ocasiones y ha dicho que en lugar había escapes de gas.

La recaudación de fondos para la atención médica de Alexis continúa abierta, si desea cooperar puede acceder aquí.


💬Ver 0 comentarios