Ernesto Irizarry también asistió a 16 residentes del barrio Don Alonso Arriba que se quedaron incomunicados tras un derrumbe.

Utuado - Aunque el personal municipal de Utuado logró abrir paso para la comunidad que quedó incomunicada por un deslizamiento ayer, persisten la preocupación del acceso por el camino resbaladizo y de que haya más derrumbes por las lluvias anunciadas.

“Las lluvias de ayer saturaron el área. Bajó un deslave de terreno que obstruyó el camino hacia Hacienda Rose, incomunicando a las familias del otro lado”, relató el alcalde utuadeño Ernesto Irizarry.

“No podían salir a hacer su vida normal. Ahora nos preocupa que sacamos el material, pero hay que esperar a que seque para que puedan subir los que no tienen vehículos todo terreno. Es complicada la situación”, agregó.

Con el derrumbe, 16 familias quedaron incomunicadas. Una llamada de residentes del área alertó sobre la situación a eso de las 5:30 p.m. de ayer, pero las labores se tuvieron que detener por la oscuridad a eso de las 7:00 p.m. y se retomaron en la madrugada de hoy.

Los residentes de esta comunidad cuentan con otro acceso, pero también se afectó por las fuertes lluvias que se reportaron ayer en toda la isla. Una vaguada en los niveles altos de la atmósfera provocó aguaceros y tronadas en la isla.

Después de despejar el área algunos vehículos lograron pasar, aunque con dificultad. Incluso, el propio alcalde tuvo que empujar uno que quedó atascado el lodo.

Entre los que lograron pasar hubo personal del Departamento de la Familia y Assmca, para conocer la condición de los residentes, que tampoco tienen el servicio de luz.

Mientras, Irizarry indicó que también su personal se movilizó para atender deslizamientos en otros sectores de Utuado como en Tetuán y la carretera PR-612.


💬Ver 0 comentarios