Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

La Bahía de Mosquito en Vieques ha registrado una reducción significativa de bioluminiscencia, por lo que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) pondrá en vigor un plan dirigido a descubrir las causas y determinar las acciones necesarias para proteger el lugar informó hoy la secretaria de la agencia, Carmen Guerrero.

La funcionaria indicó en un comunicado de prensa que se ha movilizado un equipo de científicos y especialistas que investigarán las circunstancias que provocan la pérdida de brillo de esa bahía, que es uno de los principales atractivos de Vieques a nivel internacional.

“Esta circunstancia, que tanto preocupa a los viequenses y a todos los puertorriqueños, servirá de laboratorio para la investigación y para adiestrar personal de la agencia en el tema de bioluminiscencia, tomando en consideración que Puerto Rico es de los pocos lugares en el mundo con cuerpos de agua bioluminiscentes", sostuvo.

"Puerto Rico, afortunadamente, cuenta con más de un cuerpo de agua bioluminiscente que cautiva a los turistas locales e internacionales”, agregó la titular del DRNA, agencia que hace varias semanas intervino en Fajardo para proteger otro cuerpo de agua con colonias de microorganismos que generan bioluminiscencia en el agua.

Guerrero invitó a las universidades, empresas y organizaciones que se quieran unir para ayudar en la investigación sobre este asunto. Dijo que el dinero para sufragar este esfuerzo será identificado próximamente por la agencia que dirige.

Por otro lado, la secretaria ordenó al Cuerpo de Vigilantes reforzar la vigilancia en Vieques para evitar la entrada de comerciantes no autorizados que transportan en kayaks a visitantes hasta la bahía bioluminiscente. Dijo que esta intromisión compromete la capacidad e impacta los recursos naturales.

A principios de enero de 2014 se reportó otro evento de reducción de bioluminiscencia en Bahía Mosquito. La secretaria del DRNA informó que los científicos concluyeron que se debió a los fuertes oleajes y marejadas característicos de esa época del año.

La comunidad recién alertó de este segundo episodio, por lo que se decidió ampliar el ámbito de investigación con un equipo de científicos locales e internacionales, en directa colaboración con el Fideicomiso de Historia y Conservación de Vieques.

En noviembre de 2013, entretanto, se detectó una reducción en la bioluminscencia en la Laguna Grande de Fajardo. Dijo que la conclusión científica para esa reducción se debió a un evento de marejadas de gran magnitud y de larga duración.

Explicó que las marejadas afectaron a la población de dinoflagelados, organismos que le dan la bioluminiscencia a las bahías. Además de las bahías de Fajardo y Vieques, en la zona de La Parguera, en Lajas, existe otra bahía bioluminiscente, sumamente visitada por turistas y residentes de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios