Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuántas existen en Puerto Rico, se desconoce. De lo que sí hay certeza es del daño que a diario causan las iguanas de palo de manera directa e indirecta y que afecta la economía del país.

A estos réptiles se les responsabiliza por socavar las vías de rodaje, dilatar los vuelos en el aeropuerto, comerse jardines ornamentales enteros y cosechas, defecar en piscinas y jacuzzis e interrumpir el servicio eléctrico.

Debido a los problemas que causan, las iguanas de palo han provocado que se hagan planes de mitigación para controlar su población.

Uno de ellos se llevó a cabo en la Reserva Natural Las Cabezas de San Juan en Fajardo, indicó la superintendente de la región este para la naturaleza del Fidecomiso de Conservación de Puerto Rico, Elizabeth Padilla. Allí se han llegado a eliminar cerca de 10,000 huevos en un año, se informó.

"Llevamos ya varios años con un plan de manejo para el control poblacional de la especie, que se considera una invasora", dijo Padilla.

Destacó que la iguana de palo provocó daños en la reserva al comerse los árboles del vivero y al excavar en las esquinas de las vías de rodaje para colocar sus huevos. "Esto hizo depresiones en los bordes y rompió la carretera", dijo.

Carlos Andrés Rodríguez, biólogo y quien hizo su maestría sobre la gallina de palo como también se le conoce a este reptil,  explicó que en el plan de mitigación del Fideicomiso consistió en eliminar los huevos todos los veranos. Dijo que la iguana de palo se reproduce una vez al año entre frebero a abril.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) también cuenta con un plan de mitigación que es puesto en vigor por los vigilantes adscritos a la Unidad de Vida Silvestre de la agencia, explicó el director de Pesca y Vida Silvestre, Miguel García.

"No hay estimados de esta población, pero son cientos de miles", dijo García.

Recordó que la iguana de palo -conocida por su color verde intenso o marrón claro y su piel arrugada- fue introducida en la Isla desde la década de los 60 cuando eran traídas al país como mascotas.

Es harto conocido que este reptil gusta de lugares calientes para mantener la temperatura de su cuerpo por lo que el área donde se encuentra el compresor del acondicionador de aire es uno de sus espacios favoritos, dijo Rodríguez.

"Sucede que es un lagarto bastante versátil, pero suele encontrarse en los árboles y si hace contacto, de una manera u otra, con el tendido eléctrico, puede interrumpir el servicio", comentó el biólogo.

"Hay un historial de hace más de 10 años de iguanas causando retrasos en el aeropuerto y en la Base Muñiz. Imagínese una iguana, de 15 libras succionada por una turbina", cuestionó.

García recordó que fueron las iguanas de palo las responsables de destruir el jardín que una vez tuvo el Tribunal Supremo de Puerto Rico, lo que obligó a los vigilantes del DRNA a intervenir. "Hay unos daños que son directos y otros indirectos. Hace años en el aeropuerto ha habido problemas con los vuelos. Eso tiene consecuencias e impactos económicos", sostuvo García.  

"Mucha gente tiene jacuzzis y piscinas en donde pueden defecar. Muchos animales silvestres -como estos- tienen salmonella, pero eso lo tienen todos los animales silvestres no solo las iguanas", agregó.

Dijo que entre los daños indirectos que han causado las iguanas se cuentan las historias de amas de casa que no salen a sus patios para evitar encontrarse con estos animales, que se asegura son inofensivos. "Ellos no atacan, pero si los atacas o los cogen, ellos se defienden con las uñas, la cola y los dientes", afirmó García.

Como está clasificada como una especie dañina y hay un plan de control general, el DRNA  permite a cualquier ciudadano que la destruya como "cualquier plaga", dijo García.

Los entrevistados dijeron que no se ha estimado el efecto económico de los daños que producen las iguanas, aunque es evidente.  Recomendaron:

1. No molestar a las iguanas y espantarlas en caso de verlas.

2. Si les causan problemas, llame a Recursos Naturales


💬Ver 0 comentarios