El doctor Luis Clavell, director  del Centro, señaló a la Aafaf y la OGP como las responsables en parte por la lentitud en los procesos. (horizontal-x3)
El doctor Luis Clavell, director del Centro, señaló a la Aafaf y la OGP como las responsables en parte por la lentitud en los procesos. (Gerald López Cepero)

El área de las clínicas del Centro Comprensivo de Cáncer (CCC), en San Juan, comenzará a operar pronto con servicios iniciales para pacientes de cáncer de seno, gastrointestinales y ginecológicos.

 La instalación contará, a su vez, con  un área de “oncology triage” para pacientes que quieran una segunda opinión de diagnósticos previos,  anticipó el doctor Luis Clavell, director ejecutivo de la institución.

Clavell   prometió, además, que el CCC abrirá por primera vez su hospital este verano. Estimó que cuando la institución opere a toda capacidad recibiría 50,000 visitas al año porque también  proyectan ofrecer servicios a asegurados del Plan de Salud del Gobierno (PSG). 

“El hospital se construyó en el tiempo designado, cuatro años, pero hubo que cortar (proyectos) como el estacionamiento multipisos”, dijo el hematólogo oncólogo pediátrico, quien le salió al paso a las críticas que ha recibido esta institución por la aparente lentitud en su apertura.

En entrevista con El Nuevo Día, el galeno explicó que la puesta en marcha de este ambicioso proyecto ha tenido que sobrepasar varios obstáculos, incluyendo la supervisión directa de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf).  

“Perdimos mucha flexibilidad. Los procesos son más lentos”, dijo Clavell, quien comentó que esto surgió, en parte, luego de denuncias de varios empleados sobre el alegado mal uso de fondos, como el sobrante de unas losas de piso.

La Aafaf, corporación pública que tiene poderes casi absolutos sobre las finanzas de las instrumentalidades del gobierno, debe ahora avalar todas las compras y contratos que realiza el CCC, con especial atención a las que sobrepasan los $5,000.

“Nos habíamos atrasado por regulaciones nuevas impuestas por la Aafaf y OGP (Oficina de Gerencia y Presupuesto). Estos trámites pueden tomar varios meses”, agregó Clavell, quien resaltó que, aunque entiende la posición del gobierno de velar por sus finanzas, también se debe tener en cuenta que este es un proyecto nuevo para el que se está reclutando personal.

Según el galeno, la contratación de empleados se dilató porque el gobierno congeló unos $4.5 millones sobrantes del presupuesto del año pasado que el CCC había destinado para la compra de equipo y reclutamiento. Este dinero, advirtió, está pendiente de ser liberado ya que, según Clavell, la ley estipula que puede ser utilizado para obras permanentes. En este caso, dijo, se proyecta utilizar el dinero  para la compra de unas luces de sala de operaciones y una máquina de esterilización.

“(La gente debe entender) que el Centro Comprensivo de Cáncer es más que el hospital. El Centro lleva 14 años de investigaciones clínicas y ya tenemos $5 millones en fondos federales para investigación del NIH (Instituto Nacional de Salud, en inglés) y el CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades)”, sostuvo Clavell.

Además, señaló que, a través del Registro Central de Cáncer, que también ubica en el CCC, se hace epidemiología con datos que, dijo, le han logrado varios reconocimientos.

“Vamos a abrir primero dos de las ocho salas de operaciones”, dijo Clavell, al comentar que también están en conversaciones con el gobierno para   darles servicio a los asegurados de la Reforma de Salud.

Clavell explicó que, tan pronto tengan 10 pacientes hospitalizados, podrán solicitar la licencia permanente que otorga la Secretaría Auxiliar para Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (Sarafs) del Departamento de Salud. Mientras tanto, el CCC cuenta con una licencia provisional de Salud.

Una vez el Centro  tenga su sala de emergencias abierta, además de su sala de operaciones y 10 pacientes hospitalizados, podrá entonces solicitar la certificación de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés).

Sobre el alegado mal uso de fondos y otras irregularidades denunciadas, Clavell comentó que, además de  investigaciones legislativas al respecto, se ordenó  una auditoría interna cuyos resultados ya se enviaron a la Junta de Directores del CCC y al Senado.

Entre las cosas que faltan, mencionó la contratación de 48 empleados más, para un total de 240. El hospital está compuesto por 96 camas en cuartos individuales.

“Lo que vamos a abrir al principio es lo que a la comunidad (médica) no le gusta tratar, los casos difíciles (de cáncer)”, dijo.

Anticipó que la expectativa es poder tener un protocolo de investigación para prácticamente todos los tipos de cáncer.

Sobre las críticas en torno a su salario de $300 mil anuales, manifestó que, aunque el salario promedio nacional de directores de centros de cáncer es de $650 mil, le pidió a la Junta de Directores del CCC si consideraban apropiado bajarle su salario a $200 mil, para lo cual aún no le han dado respuesta.


💬Ver 0 comentarios