Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En medio de los ataques personalistas de la campaña eleccionaria actual, la Asociación de Psicología de Puerto Rico propone unas guías para desarrollar una campaña de altura.

La propuesta de los psicólogos, recogidas en los documentos ‘Principios éticos para una campaña electoral de altura’ y ‘Reglas para un debate público de altura’, se producen en momentos en que se discuten públicamente los efectos sociales de una campaña de bajo nivel.

La situación que provocó la acción de los psicólogos fueron las expresiones del secretario de la gobernación, Marcos Rodríguez Ema, en torno a si el candidato del Partido Popular Democrático (PPD), Alejandro García Padilla, estuvo separado o no de su esposa durante un año, como reflejaban sus planillas.

“El pueblo está un poco cansado de las campañas donde no se discuten ideas y los candidatos se dedican a tirarse. Son campañas de difamación y de búsqueda de situaciones que no abonan en nada para que el pueblo tome una decisión inteligente”, sentenció Gerardo López Sánchez, director ejecutivo de la Asociación y psicólogo social comunitario.

Sus expresiones coincidieron con las del candidato a gobernador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), José Luis Dalmau, quien instó a los candidatos a dar un paso más allá y obligar a sus equipos de campañas a circunscribirse a los principios propuestos por los psicólogos.

“En ocasiones, lo que ocurre es que el candidato se lava las manos mientras tiene a funcionarios de sus equipos de campaña haciendo ataques destemplados y personalistas”, dijo.

“En estos días, desafortunadamente, tanto los equipos de campañas del Partido Popular como del PNP han cruzado la línea de lo que debe ser el debate público de asuntos sustantivos al ataque personalista, incluso señalando asuntos familiares. Yo creo que eso es repudiable no es lo que espera el país”, señaló.

El gobernador y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Luis Fortuño, no respondió a la petición que se le hizo de que revisara los documentos preparados por la Asociación de Psicólogos y comentara si se comprometía a adoptarlos y llevar una campaña de altura.

El candidato a gobernador del Partido Popular Democrático (PPD), Alejandro García Padilla, tampoco reaccionó. En su lugar, el presidente de su campaña, Irving Faccio, señaló por medio del oficial de prensa que estaban de acuerdo en las propuestas y que “esa es la forma en que estamos llevando la campaña”.

Lo que ocurre es que a los candidatos “no les interesa tener una sociedad más educada”, señaló Viviem Mattei, educadora en comunicaciones y relaciones públicas, y quien resaltó que con las propuestas de los psicólogos se debe hacer un “proceso educativo permanente”.

“Cuando criticamos los procesos de comunicación agresiva, festiva, superficiales de una campaña, estamos partiendo de que lo ideal es que una campaña política sea un proceso de educar a un ciudadano para que tome decisiones correctas e informadas, pero la realidad es que a los político no le interesa tener un ciudadano informado. Lo que quieren es ganar”, subrayó la profesora de la Universidad Interamericana.

Los entrevistados coincidieron en que es el elector el que finalmente toma las decisiones. “El elector tiene que ejerce un criterio crítico” sobre la manera en que se realizan las campañas, dijo Dalmau.

Mattei destacó que “todo parece indicar que lo que le interesa al elector es la puya, la festividad”.


💬Ver 0 comentarios