La senadora Nayda Venegas Brown dijo ayer que endosa la nueva versión modificada sobre el proyecto de su autoría que restringe el derecho al aborto (semisquare-x3)
La senadora Nayda Venegas Brown dijo ayer que endosa la nueva versión modificada sobre el proyecto de su autoría que restringe el derecho al aborto. (GFR Media)

La senadora Nayda Venegas Brown dijo ayer que si bien hubiera preferido que se llevara a votación hoy la versión original de su proyecto que restringe el derecho al aborto, avala la nueva versión modificada.

El Proyecto del Senado 950 será llevado a votación con el proyecto que busca prohibir las terapias de conversión, el Proyecto del Senado 1000.

En un aparte con periodistas ayer en el Capitolio, Venegas Brown describió su proyecto original como “una pieza hermosa”.

La medida disponía, entre otras cosas, que solo un ginecólogo obstetra podía terminar un embarazo, ordenaba el requisito de que 48 horas antes del aborto la mujer tuviera que ser sometida a una evaluación inicial y prohibía las terminaciones de embarazo si se determinaba que el feto era “viable”.

“En Puerto Rico no hay legislación y no hay regulación sobre el aborto”, expresó Venegas Brown. Defensoras de los derechos reproductivos de las mujeres sostienen que el Departamento de Salud sí regula las clínicas donde se realizan los procedimientos.

Luego de las enmiendas, el proyecto incluye una prohibición para que menores de 21 años se realicen abortos, a menos que obtengan una autorización de su padre, madre o tutor legal. Su única alternativa, de no lograr la autorización, sería buscar una orden judicial.

“Lo que hace falta es regulación. Lo que busco en el proyecto es que las menores… no puedan ir solas. Eso es horrible que vayan solas a practicarse un aborto en una clínica”, dijo la senadora por Carolina. “Los padres deben saber quién la embarazó y quién le está dando dinero para hacerse el aborto”.

Cuando se le indicó que su proyecto buscaría prohibir abortos a menores de 21 años, Venegas Brown se refirió a procedimientos que se realizan a niñas de 13 y 14 años.

Venegas Brown se expresó en contra del Proyecto del Senado 1000, argumentando que ella es celosa con la “patria potestad”. La medida prohíbe estos procedimientos al amparo de la Ley 408 de Salud Mental.

“Llevo a mi hijo a la clínica, al pastor y al médico que yo quiera, porque es mi hijo o es mi hija y entiendo, como senadora, mamá y abuela… soy bien celosa con la patria potestad y no debe tocarse”.

En entrevista por separado, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, fue evasivo al revelar su postura sobre las medidas.

“Hay gente que favorece y hay gente que no favorece, pero se hizo un proceso de vistas públicas amplio, se divulgó el contenido del informe, ambos proyectos sufrieron enmiendas para ajustarlos a lo que es el derecho constitucional y el ordenamiento jurídico y cada senador y senadora votará”, dijo.

Rivera Schatz evadió preguntas sobre la prohibición a menores en el proyecto del aborto.

“La discusión de ambos proyectos ha sido extensa. No creo que debamos seguir discutiendo. Ahora vamos a votar”, contestó.


💬Ver 0 comentarios