Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

AmeriCorps es un programa federal, manejado desde Fortaleza, que se estableció hace varios años. (horizontal-x3)
AmeriCorps es un programa federal, manejado desde Fortaleza, que se estableció hace varios años. (Luis Alcalá del Olmo)

Desde una cuadra antes se escuchan gritos de muchachería. Ya de cerca se descubre la razón de la algarabía. De dos enormes inflables va descendiendo un tropel de niños. Uno a uno, se deslizan por unas chorreras que les brindan unos segundos de alegría antes de volver a hacer la fila a toda prisa para repetir tal emoción.

“Hoy es el casi cierre”, dice Francine Sánchez para explicar el motivo de la fiesta que se celebra en la cancha bajo techo Condadito Final, de la Península de Cantera, donde un grupo de 63 niños, de cuatro a catorce años, disfruta de las postrimerías de Coquíes de Cantera. Esa es la primera experiencia de verano de niños y jóvenes que son parte de la Casa Educativa de Cantera, según Sánchez, directora del programa AmeriCorps en esta comunidad.

Sin prisa, con la ilusión de ser parte de un programa creado por y para la comunidad, la trabajadora social, junto a dos voluntarias de esta comunidad que son artífices de esta iniciativa, Gertrudis Calderón (vicepresidenta del Consejo Vecinal Pro Desarrollo Península de Cantera) y Rocío Méndez (del Comité Asesor de Padres), explican las raíces de este esfuerzo.

“Los papás hacen voluntariado. Se fomenta desde la base, que es el Consejo Vecinal”, dice Calderón, quien destacó que AmeriCorps es el facilitador de este programa. AmeriCorps es un programa federal, manejado desde Fortaleza, que se estableció hace varios años.

La Casa Educativa de Cantera es la semilla de donde surgió este proyecto, cuyos cimientos parten, a su vez, de la Compañía para el Desarrollo Integral de la Península de Cantera, la cual recibe los fondos de AmeriCorps y los utiliza, junto al Consejo Vecinal. Esta corporación pública tiene como objetivo mejorar la calidad de vida del sector bajo las guías del Plan de Desarrollo Integral de Cantera.

 Vecinos de la comunidad, de la mano del Proyecto AmeriCorps, identificaron una estructura abandonada que transformaron y convirtieron en la Casa Educativa de Cantera. Este espacio, que lograron abrir en octubre pasado, vino a cerrar el vacío de un proyecto similar que había cerrado hace tres años.

“Lo pedían los niños, reclamaban que se abriera ese espacio”, contó Sánchez.

Tras un conversatorio sobre la niñez, un grupo de padres se percató de la importancia de este espacio y se dieron a la tarea de levantar fondos para rescatar este proyecto. Recientemente también se ha fortalecido con donativos privados.

Y el esfuerzo valió la pena. En una colorida esquina se destaca la Casa Educativa de Cantera, donde un grupo de estudiantes acude tras salir de la escuela. El tiempo allí se divide en tres períodos: uno para realizar tareas, otro para participar de uno de varios clubes y otro para reforzar destrezas.

Los tres conceptos básicos en los que se basa este proyecto son: aprendizaje a través del servicio, jugando se aprende y creando una casa sustentable. 

Coquíes de Cantera es la iniciativa que lanzaron este verano para darle continuidad al esfuerzo. Con ésta, niños de esta comunidad de San Juan han maximizado su tiempo fuera de la escuela con una serie de excursiones y juegos, incluyendo el Coquí Corrida de Cuentos, maratón de lectura con el que finalizaron la primera de dos sesiones de verano.

 “Lo más que me gusta son mis compañeros. Todos somos amigos y nos enseñan muchas cosas de la comunidad” , resumió Jaisery Sánchez Calderón, estudiante de nueve años que en agosto cursará el cuarto grado y quien es parte de este proyecto.


💬Ver 0 comentarios