Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El ciudadano promedio está harto de los políticos y prefiere no prestarles mucha atención ni a ellos ni a su debate fiscal, excepto para exigirles que se recorten salarios y asesores, según expresaron ayer varias personas entrevistadas al azar en Bayamón y Guaynabo.


💬Ver 0 comentarios