Rafael
Rafael "Tatito" Hernández durante una conferencia de prensa para denunciar esquema de fraude en la Guardia Nacional, el 4 de febrero de 2018.

Tras darse a conocer la renuncia del ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR), Isabelo Rivera, el representante de la minoría popular Rafael “Tatito” Hernández exigió la renuncia de otros miembros de ese cuerpo militar por su presunta implicación en un esquema de fraude e irregularidades con el uso de propiedad pública.

"Con la renuncia del general Isabelo Rivera como comandante en jefe de la Guardia Nacional, también deben dimitir el coronel Jesús “Nesty” Delgado, el brigadier Edwin Rivera Malavé y el coronel Jorge Santini, todos implicados en el esquema de fraude e irregularidades durante la emergencia del huracán María, revelado en la investigación que promovimos hace siete meses”, señalo Hernández en declaraciones escritas.

El legislador hace referencia a los hallazgos de una investigación interna que reflejó que el mayor Héctor Vázquez Rivera dio órdenes para llevar a una propiedad privada un generador eléctrico propiedad del Departamento de Seguridad Interina de Estados Unidos, durante la fecha del 4 de octubre al 4 de diciembre de 2017.  

Del informe trasciende que Delgado, bajo conocimiento de estos hechos no tomó ninguna acción disciplinaria contra Vázquez y que, a su vez, lo protegió al moverlo de posición y reubicarlo en otro lugar. Delgado también realizó llamadas a otros oficiales para que no cooperaran con ninguna investigación.

Por otro lado, del informe se desprende que el coronel Santini se vio involucrado por uso de indebida influencia a un testigo mediante engaño, al decir que él era la única persona autorizada para realizar la investigación y las preguntas sobre el caso.

Rivera Vázquez fue suspendido el 7 de junio.

Mientras, Rivera -quien presentó su renuncia hace dos días y efectiva hoy- según ha trascendido, estaba bajo investigación por irregularidades a nivel federal.

“No existe razón para mantener en sus posiciones a funcionarios que defraudaron la confianza del pueblo, y son una vergüenza para las fuerzas armadas. Este gobierno tiene la responsabilidad de  salvaguardar la credibilidad de nuestro primer cuerpo militar, y el gobernador tiene (que) corregir esta situación de forma contundente”, puntualizó el legislador, quien el pasado junio exigió la destitución de Rivera.

De otro lado, Hernández reconoció la “valentía de esos militares que levantaron su voz” y proveyeron declaraciones juradas, copias de documentos y su disponibilidad para declarar, “a pesar de las amenazas de muerte, los despidos injustificados y coacción que han sufrido durante los últimos 11 meses”.

Por su parte, la directora de comunicación de la OEG, Jennifer Rodríguez Ayala, informó que esa oficina inició una investigación a motu propio con relación a lo que trascendió públicamente sobre el uso del  generador eléctrico. La pesquisa está en etapa avanzada.

Aclaró a este medio que recibieron información de la jefatura del cuerpo militar producto de un requerimiento de los abogados de la OEG. Rodríguez Ayala indicó que la persona a quien contactaron en la Guardia Nacional contestó el requerimiento y proveyó información adicional.


💬Ver 0 comentarios