Los esfuerzos fueron coordinados con la ayuda del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) y el Servicio Forestal federal (USFS) (semisquare-x3)
Los esfuerzos fueron coordinados con la ayuda del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) y el Servicio Forestal federal (USFS). (Suministrada)

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) informó hoy, jueves, que liberaron 15 cotorras puertorriqueñas en el Bosque Estatal de Río Abajo, que ubica entre Arecibo y Utuado.

El proceso de liberación comenzó hoy a las 6:00 a.m., y todas las cotorras salieron sin contratiempo del aviario José L. Vivaldi Lugo.

Según el DRNA, es la primera liberación desde el huracán María, evento que provocó la reducción de casi 40% de la población de cotorras silvestres.

Tanya Martínez, líder del proyecto de reintroducción de cotorras en el Río Abajo, explicó que éstas fueron escogidas de un grupo de 25 candidatas, que fueron entrenadas para sobrevivir en estado silvestre.

“Típicamente, se ha hecho una liberación cada año desde el 2016, pero desde María el bosque quedó en muy mal estado, había muy poca vegetación. Entonces, se decidió que no se iban a liberar. En marzo de este año se hizo una evaluación, y procedimos”, explicó Martínez, quien resaltó que las cotorras pasaron por un entrenamiento en jaula por un año.

Actualmente, en el aviario José L. Vivaldi Lugo quedan en cautiverio 202 cotorras en diferentes fases de entrenamiento y 36 pichones en nidos.

Los esfuerzos fueron coordinados con la ayuda del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) y el Servicio Forestal federal (USFS), quienes tienen la misión de implementar acciones que ayuden a lograr la recuperación de la cotorra puertorriqueña. Los esfuerzos para proteger la cotorra de Puerto Rico comenzaron a finales de 1940, con la prohibición de la caza en el hábitat de la cotorra.

Pese a que la población debió exceder el millón de individuos, una gran reducción en la población comenzó para mediados del siglo 19 debido a la deforestación,  y para el año 1950 la población se había reducido a 200 individuos.

“En 1970 la población silvestre llegó a su punto más bajo; solo se conocía la existencia de 13 a 15 cotorras”, reza el portal del DRNA.

Algunas causas de la reducción poblacional de la cotorra de Puerto Rico son la pérdida de hábitat por la deforestación masiva, los fenómenos naturales, la captura de estas para el mercado de las mascotas, la cacería ilegal, entre otras.

“El equipo de liberación es bien importante para el proyecto y reunimos personal de las tres agencias”, añadió Martínez.  

Los objetivos específicos del programa son eliminar de la lista de especies en peligro de extinción a la cotorra puertorriqueña y asegurar su viabilidad a largo plazo en el estado silvestre.

Las acciones incluyen la liberación de cotorras criadas en cautiverio en el lugar seleccionado, proteger y manejar la población reintroducida en el lugar seleccionado e implementar mejoras en el hábitat para la cotorra. Además, el equipo trabaja con los propietarios de terrenos privados cerca del lugar y las partes interesadas para desarrollar e implementar programas de conservación del hábitat a corto y largo plazo.


💬Ver 0 comentarios