Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El Secretario de Justicia Antonio M. Sagardía anunció su renuncia al cargo efectiva hoy mismo invocando razones personales.

De inmediato, el gobernador Luis Fortuño la aceptó y le agradeció el tiempo que estuvo al frente de la agencia.

El abogado criminalista dijo en un comunicado que hace unos meses “venía ponderando la decisión de abandonar el cargo por razones estrictamente personales y por su deseo de regresar a la práctica privada”.

Agradeció al Gobernador la oportunidad de servir en el cargo y aseguró que “el desempeño de una persona no se mide por el tiempo que estuvo en una posición, sino por las contribuciones que hizo en favor del pueblo”.

“Reconozco el sacrificio que ha debido representar para él dejar durante este año el desempeño de la práctica privada de su profesión para aceptar la encomienda que le di en el servicio público, por lo cual le agradezco el compromiso con el cual aceptó y descargó dicha encomienda durante este tiempo”, dijo, por su parte, Fortuño en otro comunicado.

Mientras, su oficial de prensa, Migdalia Rivera, sostuvo que no ofrecerá más declaraciones.

Precisó que Sagardía no está en la sede del departamento y que se comunicó con ella por teléfono para pedirle que hiciera pública su decisión.

El subsecretario de Justicia, Anthony Murray, ocupará el cargo de forma interina.

Los rumores acerca de la presunta salida de Sagardía llevaban sonando hace un tiempo y cobraron mayor fuerza desde que Sagardía se inhibió en octubre pasado de la investigación de la masacre de La Tómbola, en Toa Baja, tras haberse descubierto que fue abogado del principal sospechoso de la matanza, Alexis Candelario Santana.

En aquel caso, Sagardía logró a través de un acuerdo con la Fiscalía que Candelario Santana se declarara culpable de cinco asesinatos a cambio de que cumpliera una sentencia de sólo seis años de prisión.

Luego, trascendió que el director en Puerto Rico del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), Luis Fraticelli, se sintió decepcionado con Sagardía, por éste último ocultarle que había representado a Candelario Santana cuando discutían detalles de la pesquisa de la Masacre de La Tómbola, en la que se produjeron nueve muertes.

Meses antes, en mayo, se supo que el Secretario de Jusitica había ordenado a la Fiscalía que se allanara a la petición de un nuevo juicio para un convicto por asesinato que era representado por su ex compañero de oficina, Víctor Ramos Rodríguez.

Durante una vista pública en la que se le interrogó al respecto, Sagardía insultó al representante Luis Vega Ramos al decirle: “Canalla, no me señale con el dedo, usted es un pichón de abogado, enano intelectual, a mí no me llega ni a los talones”.


💬Ver 0 comentarios