Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La Fortaleza confirmó esta tarde la renuncia de Carlos Chardón como secretario del Departamento de Educación (DE) para pasar a formar parte de lo que se conocerá como la Junta Consultiva de Educación que será nombrada próximamente.

El secretario estuvo reunido desde las 4:00 p.m. hasta cerca de la 5:00 p.m., hora que salió por la parte posterior de La Fortaleza sin atender a los periodistas.

Según el comunicado de prensa, Chardón le comunicó al gobernador Luis Fortuño hace unas semanas su deseo de concluir sus funciones como secretario.

La Fortaleza informó que Chardón continuará esta vez como asesor especial del Ejecutivo y tendrá su cargo la creación y desarrollo de la Junta Consultiva.

Dicha Junta será copresidida por Chardón y por el secretario de Estado, Kenneth McClintock.

El Gobernador indicó en comunicado que próximamente se estarán haciendo anuncios importantes en el área de Educación, incluyendo la designación del nuevo secretario.

La semana pasada, el titular había negado su partida de esa dependencia. “Yo no me voy para ningún lado”, aseguró Chardón.

La designación de Chardón en enero pasado como secretario del DE levantó serias interrogantes acerca de su capacidad administrativa y representó un retroceso para el magisterio, según opinaron en ese momento varias personas consultadas por este diario.

“Fue una de las administraciones más politizadas en la historia del DE. Bajo su incumbencia hubo un caso de persecución política que se ganó en el tribunal federal y creó puestos de gerentes escolares para administrar los distritos de forma paralela a los supervisores”, sostuvo Aida Díaz, presidenta de la Asociación de Maestros.

Díaz denunció que entre 1977 y 1980 Chardón se dedicó a trasladar a un piso el DE a todo el personal que no fuera afín al Partido Nuevo Progresista (PNP) y a ese lugar se le conoció como el “valle de los caídos”.

“Allí enviaban a las personas que no eran del PNP y como no podían botarlos porque eran permanentes los dejaban sin realizar funciones”, indicó la dirigente magisterial.

Los “Chardonazos”

Nilda García, profesora y quien fue decana de la Facultad de Pedagogía de la UPR y miembro del Consejo de Educación Superior (CES), comentó en enero que estaba sorprendida ante el nombramiento de Chardón, muy conocido entre los educadores como el creador de los “chardonazos” en virtud de la Ley 20 del 10 de julio de 1978.

Este estatuto creó el Instituto de Ciencias y Educación, el cual ofrecía adiestramientos en servicio a los maestros y proveía para que el titular del entonces Departamento de Instrucción Pública otorgara equivalencia de grados y créditos universitarios, los llamados “chardonazos”.

“Nosotros entendimos que la ley presentaba un precedente peligroso, una seria amenaza a la autonomía universitaria al crear una duplicación innecesaria e ilegal de esfuerzos, así como de recursos. Además, violaba la ley de certificación de maestros”, dijo García.

Fue entonces que la Escuela de Pedagogía de la UPR aprobó en una reunión -celebrada el 5 de abril de 1979- censurar la existencia del referido Instituto y solicitó a la Asamblea Legislativa la derogación de la Ley 20 de 1978.

“Estos documentos fueron desplegados ampliamente en los medios del País y se originó una controversia pública con respecto a los ‘chardonazos’ y como fue tan agria la controversia los miembros del comité (de la Facultad de Pedagogía) recibieron unos documentos que señalaban mal uso de fondos públicos”, dijo la profesora.

 


💬Ver 0 comentarios