Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Un esfuerzo conjunto del gobierno de Puerto Rico y de personas privadas propició la restauración de los dos murales que adornan el puente de las avenidas Roberto H. Todd y Baldorioty de Castro, pintados por el artista Rafael “Sony” Rivera en ocasión de celebrarse aquí los Juegos Panamericanos de 1979.

El gobernador Alejandro García Padilla celebró los avances alcanzados en la restauración al visitar hoy el área de los murales, un trabajo que se mantuvo en suspenso hasta que el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) completara la reparación y restauración del puente.

“Este mural, además de ser un icono histórico de Puerto Rico desde 1979, es parte de nuestro arte público bello. Es una representación que se estiló para los Juegos Panamericanos como parte del embellecimiento de San Juan”, expresó el gobernador a este medio.

“Estaba muy deteriorado, abandonado. Además del deterioro de la obra, se había escrito sobre él y el DTOP había ubicado las luces de abajo del puente sobre el mural hacia la carretera. Ya se removió un lado y el otro lo vamos a remover y ahora las vamos a poner en el puente, hacia la carretera y el mural, para que de noche también se pueda observar y además se pueda proteger”, agregó.

Destacó el gobernador que, además de su belleza, este mural ilustra con citas, parte de la vida tradicional de los nativos puertorriqueños, los indios taínos. “Hay una cita de Oviedo en referencia al batey, juego al que hace alusión todo el mural en sus dos extremos”, sostuvo.

El gobernador adelantó que se propone impulsar la restauración de otros murales y promover la creación de otros nuevos alrededor de la Isla, para lo cual reclutó al artista Boricua Rivera, hijo del pintor de esta obra, y quién dirige y participa en estos trabajos de restauración.

“Ya tengo una reunión con él porque hay otros que vamos a restaurar, por ejemplo, el que está a la mano derecha al entrar al túnel de Minillas, cuando vas en dirección a Carolina, que es del mismo artista”, afirmó al anticipar que hay otros lugares donde interesan hacer murales similares.

Para el desarrollo de esta obra se obtuvo la colaboración del Departamento de Transportación y Obras Públicas, que además de restaurar el puente, otorgó los permisos, y del Departamento de Educación que, no solo dio el tiempo a Boricua Rivera, que es su director del Programa de Bellas Artes, para que hiciera el trabajo, sino que promovió que estudiantes de diferentes partes de la Isla participaran.

Mientras, el arquitecto y artista Pedro Muñoz Marín aportó de su dinero para la compra de materiales y pintura, haciendo posible esta labor.


💬Ver 0 comentarios