Tras una pausa, el éxodo boricua continúa.

Desde abril, los datos del movimiento de pasajeros a través de los tres principales aeropuertos de la isla sugieren que está concluyendo el retorno de los puertorriqueños que se refugiaron en Estados Unidos tras los huracanes Irma y María.

Desde ese mes, los aeropuertos boricuas volvieron a despedir a más personas de las que recibieron, lo que podría ilustrar el éxodo que hace más de una década provoca la paulatina reducción de la población.

Específicamente, entre abril y julio de 2018, desde los aeropuertos Luis Muñoz Marín (Isla Verde), Rafael Hernández (Aguadilla) y Mercedita (Ponce), en conjunto, salieron 6,910 personas más de las que entraron, según datos del Negociado de Estadísticas de Transporte de EE.UU.

Aunque el movimiento neto de pasajeros no es una medición directa de migración, es uno de los principales indicadores en jurisdicciones isleñas como Puerto Rico.

Entre septiembre y diciembre de 2017, el saldo del movimiento de pasajeros mostraba la salida neta de 211,695 personas. Ese éxodo fue tan drástico que, solo en octubre, unas 95,892 se marcharon del país.

Esta tendencia se revirtió durante el primer trimestre del 2018. Durante ese periodo, se reportó el retorno neto de 83,317 personas. Esa cifra equivale al 40% de los que se fueron durante el plazo anterior, justo después de los huracanes que provocaron una de las peores catástrofes vividas en Puerto Rico.

El retorno de puertorriqueños y la eventual estabilización de los patrones migratorios era algo anticipado por demógrafos como Judith Rodríguez y Raúl Figueroa.

En la actualidad, la principal herramienta de medición de la migración en Puerto Rico es la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo.

Esa encuesta estima que, desde el 2010, alrededor de 431,942 personas se marcharon de Puerto Rico. De esas, 68,278 se fueron entre los veranos de 2016 y 2017.

El programa International Data Base del Censo proyecta que la población de Puerto Rico rondará los 2,089,000 habitantes para el 2050.

Ese estimado es menos agresivo que el establecido por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) en el plan certificado en octubre. Ese documento estima que, para el 2023, la población puertorriqueña estará por debajo de los tres millones de habitantes.

El Censo proyecta esos números para el 2025.


💬Ver 0 comentarios