"Aunque se espera que se disipe, todavía representa peligro por la condición vulnerable en que está Puerto Rico", reconoció el gobernador Ricardo Rosselló.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares afirmó hoy, jueves, que las autoridades están preparadas ante la formación de la tormenta Beryl, la que llegaría a Puerto Rico el domingo como una onda tropical.

Sin embargo, el primer ejecutivo aceptó que la isla aún se encuentra en una “situación de vulnerabilidad” tras el paso del huracán María el año pasado, por lo que el fenómeno atmosférico representa un peligro para la zona.

Según el boletín de las 5:00 p.m. del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) la tormenta se movía a 16 millas por hora hacia el oeste y se encontraba en la latitud 10.3 grados norte y la longitud 42.8 grados oeste.

“El pronóstico es que se siga intensificando y llegue a fuerza de huracán en 36 horas. Pero las condiciones van a ser menos favorables cuando este sistema se esté acercando a las islas. No va a tener un centro definido cuando llegue al área de nosotros, no va a ser un ciclón tropical, pero puede tener lluvias fuertes con vientos de hasta 40 millas por hora”, explicó el meteorólogo Ernesto Morales.

El experto dijo que el sistema podría dejar de tres a cuatro pulgas de lluvia, pero señaló que esta cantidad podría aumentar en las áreas aisladas de la isla.

Morales anticipó que por la saturación del terreno y los escombros que aún permanecen en los ríos, producto del huracán María, se podrían generar inundaciones.

Ante este panorama, el gobernador ordenó la apertura de los más de 400 refugios que opera el Departamento de la Vivienda a partir del domingo.

Rosselló dijo que unas 60,000 residencias aún tienen toldos azules en sus techos.

“La vivienda es un problema y lo habíamos anticipado de cara al futuro”, estableció el primer mandatario.

Se espera que la lista de los refugios esté disponible entre mañana y el sábado ya que la misma se alteró tras el cierre de cientos de escuelas en mayo.

Aunque el gobernador reconoció que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) está en una “situación de vulnerabilidad”, sostuvo que la agencia está preparada para afrontar un nuevo fenómeno atmosférico.

“Tenemos más generadores, más gente, más equipo y materiales para responder”, afirmó.

No fue hasta ayer, tras nueve meses del paso del huracán María, que la AEE informó que había restaurado el servicio de energía al 99.9% de los clientes de la corporación pública.

Rosselló Nevares también dijo que el Negociado de la Policía de Puerto Rico establecerá a partir del domingo un plan de tránsito de ser necesario.

Por su parte, Carlos Acevedo, comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) dijo que junto a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA, en inglés) ya repartieron suministros de agua y comida a 44 municipios.

Mientras, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) comenzó un plan para corroborar el estado de las 14 casas bombas que están bajo su operación, de las que doce tienen generadores eléctricos provistos por FEMA.

Asimismo, el primer ejecutivo informó que las sobre 1,800 antenas de comunicaciones que hay en la isla cuenta con generadores y baterías para responder en caso de que falle el servicio de energía eléctrica.

“Estamos mejor preparados para responder en Energía Eléctrica, Acueductos y en Telecomunicaciones porque ya hay una serie de componentes adicionales, como generadores y energía renovable que se ha establecido en algunas áreas”, estableció Rosselló Nevares.

Cuestionado sobre si el gobierno cuenta con los fondos necesarios para afrontar otra emergencia, el gobernador indicó que “el Departamento de Hacienda cuenta con la liquidez necesaria”.


💬Ver 0 comentarios