El gobernador anunció que someterá el plan a la Asamblea Legislativa para su consideración.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares informó hoy que tras llegar a acuerdos con líderes religiosos y de la comunidad LGBTT estará presentando dos proyectos de ley, uno para prohibir las terapias de conversión y otro para establecer procesos o guías que garanticen la libertad religiosa en el gobierno.

Estos dos proyectos sustituirán las iniciativas previas que, sin consensos, buscaban los mismos objetivos. La iniciativa sobre la libertad religiosa había sido vetada por el gobernador, mientras que la pieza que prohibiría las terapias de conversión fue engavetada en la Cámara de Representantes.

“Me place informarles que producto de la colaboración de un sinnúmero de compañeros, estaremos sometiendo ante consideración de la Asamblea Legislativa dos proyectos de consenso, uno para prohibir las terapias de reparación y uno sobre la libertad religiosa”, sostuvo el mandatario en una conferencia de prensa en La Fortaleza.

Estas piezas legislativas, que fueron negociadas mayormente durante la Semana Santa, tuvieron insumo de la representante María Milagros Carbonier, el senador Miguel Romero, el sacerdote Carlos Pérez y la activista la comunidad LGBTT Cecilia la Luz y los asesores de La Fortaleza Joanne Vélez y Héctor Albertorio.

Durante la conferencia de prensa no se proveyó copia de los proyectos de ley que serían enviados ante la consideración legislativa. Se informó, sin embargo, que el proyecto de libertad religiosa establece un proceso de acomodo razonable a un empleado gubernamental que objete alguna función o alguna tarea por su credo siempre y cuando notifique con anterioridad la objeción. En estos procesos no se le debe negar servicio alguno a un ciudadano.

“Con esta legislación logramos un balance para que el empleado pueda reclamar su derecho a la libertad religiosa, mientras se garantiza que la ciudadanía reciba los servicios gubernamentales”, dijo el gobernador.

El otro proyecto prohíbe que profesionales de salud mental sometan a un menor a terapias reparativas que sean contrarias a la voluntad del paciente o que supongan un atentado contra la dignidad humana.

La iniciativa, se explicó, impone una definición específica para las terapias de conversión y reconoce la capacidad de las iglesias de rezar o predicar su fe a las personas que no son heterosexuales.

El consenso entre los líderes religiosos y los de la comunidad LGBTT no incluyó el tema del aborto.


💬Ver 0 comentarios