José Tirado, presidente del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico, dijo que es una falta de respeto que el gobierno no atienda el asunto de forma seria y responsable. (GFR Media) (semisquare-x3)
José Tirado, presidente del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico, dijo que es una falta de respeto que el gobierno no atienda el asunto de forma seria y responsable. (GFR Media)

El presidente del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico, José Tirado, mostró indignación luego que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares canceló, por tercera ocasión, una reunión para atender los reclamos del cuerpo, incluyendo la posible pérdida de 50 efectivos cuyos salarios serán pagados, hasta el 31 de octubre, por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en ingles).

A la reunión, que se llevaría a cabo mañana, viernes, desde las 11:00 a.m. en La Fortaleza, también asistiría el secretario de la Gobernación y exsecretario del Departamento de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier.

"Los bomberos de Puerto Rico han sido más que tolerantes en esperar una respuesta del gobierno. Sin embargo, vemos que el gobernador nos ha marginado y por tres ocasiones ha suspendido la reunión para no darle cara a los bomberos del país, por lo que nos sentimos altamente indignados", resaltó Tirado mediante comunicación escrita.

Tirado añadió que es una falta de respeto que el gobierno no atienda el asunto de forma seria y responsable, por lo que "responderán de forma contundente a la inacción del gobierno".

Los 50 oficiales que apoyan las labores del Cuerpo de Bomberos trabajan, principalmente, en el área metropolitana. Aunque La Fortaleza anunció el 28 de agosto que el contrato para estos bomberos se había extendido hasta el 7 de noviembre, el jefe de la dependencia, Alberto Cruz Albarrán, sostuvo que los contratos vencerán el 31 del mes en curso.

Cruz Albarrán añadió que presentó una propuesta para que los 50 trabajadores sean contratados como empleados regulares de la agencia, lo que tendría un impacto en la nómina de $1.8 millones. Sin embargo, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) rechazó la petición, por lo que sometieron una reconsideración.

De no recibir el visto bueno por parte de la JSF, la única manera que los 50 bomberos podrían mantenerse trabajando es si FEMA extiende el contrato y acepta cubrir el 100 por ciento de sus salarios.


💬Ver 0 comentarios