El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló (semisquare-x3)
El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló. (GFR Media)

Washington - El gobernador Ricardo Rosselló afirmó hoy que debido al status colonial de Puerto Rico,  la respuesta federal a la devastación causada por el huracán María en la isla, no puede llamarse exitosa.

Nuevamente, ante expresiones del presidente Donald Trump en que se congratula por la respuesta del gobierno federal a la emergencia que desató el ciclón hace casi un año- la que hoy describió como un “éxito increíble no reconocido” -, el gobernador le echó la culpa al status, sin adjudicar responsabilidad al inquilino de la Casa Blanca.

“Ninguna relación entre una colonia y el gobierno federal puede llamarse 'exitosa' porque los puertorriqueños carecen de ciertos derechos inalienables que disfrutan nuestros compatriotas estadounidenses en los estados. La relación histórica entre Puerto Rico y Washington es injusta y antiamericana. Ciertamente no es una relación exitosa”, indicó Rosselló, en una declaración escrita.

Para Rosselló, no es el momento de “juzgar”.

"Este fue el peor desastre natural en nuestra historia moderna. Nuestra infraestructura básica fue devastada, miles de personas perdieron sus vidas y muchos otros aún luchan. Ahora no es el momento de juzgar; es hora de canalizar todos los esfuerzos para mejorar las vidas de más de 3 millones de estadounidenses en Puerto Rico”, indicó.

En momentos en que el huracán Florence amenaza al sureste de EE.UU, el presidente Donald Trump volvió a llenarse de elogios y afirmó que la respuesta de su gobierno a la catástrofe que desató en Puerto Rico el ciclón María fue un “éxito increíble que no ha sido reconocido”.

“Creo que (el trabajo en) Puerto Rico fue increíblemente exitoso. Puerto Rico fue, en realidad, el más difícil de todos porque es una isla, por lo que simplemente no puedes llevar las cosas en camiones. Todo es en bote. Trasladamos un hospital a Puerto Rico, un tremendo hospital militar en forma de barco”, dijo Trump, en referencia al USNS Comfort, al ser preguntado sobre las lecciones aprendidas en la Isla.

Trump insistió en que los problemas de la respuesta federal no se debieron a falta de atención, sino a que Puerto Rico “es una isla” y a que la red eléctrica ya estaba en mal estado.  “Puerto Rico fue golpeado no con un huracán sino con dos. Y el problema con Puerto Rico es su red eléctrica y que su planta generadora eléctrica estaba muerta antes de que las tormentas golpearan. Estaba en muy mal estado. Estaba en bancarrota. No tenía dinero”, sostuvo Trump, al responder preguntas de los periodistas junto al jefe de FEMA, Brock Long.

Trump sostuvo que si los periodistas quieren corroborar sus palabras le pueden preguntar al gobernador Ricardo Rosselló, quien ha indicado que el inquilino de la Casa Blanca le proveyó todo lo que le fue solicitado.

“El gobernador ha sido muy amable. Y si le preguntas al gobernador, él te dirá qué gran trabajo. Creo que probablemente el más difícil que tuvimos (de la pasada temporada de huracanes), por mucho, fue Puerto Rico debido a la naturaleza de la isla”, sostuvo Trump.

Es la segunda vez después de la divulgación del estudio de la Universidad George Washington sobre el exceso de muertes ocurridas en Puerto Rico tras el huracán, que han sido calculadas en 2,975, que Trump se elogia y no hace alguna expresión de pesar.

La congresista Nydia Velázquez, demócrata boricua por Nueva York, sostuvo que es hora de que el presidente Trump se disculpe, pues no solo se hace de oídos sordos ante la emergencia que vivió la Isla, sino que sus comentarios representan “una afrenta moral para los 2.975 de nuestros conciudadanos que ahora sabemos que perdieron la vida a causa del huracán María”.

El número dos de la minoría demócrata, Steny Hoyer (Maryland), también reclamó una disculpa del presidente Trump.


💬Ver 0 comentarios