Ricardo Rosselló participó hoy de las fiestas en Cataño. (Suministrada) (semisquare-x3)
Ricardo Rosselló participó hoy de las fiestas en Cataño. (Suministrada)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares indicó que las objeciones al acuerdo para reducir la deuda de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) obedecen a diferencias filosóficas en el manejo de las finanzas públicas de Puerto Rico y no a que el entendido con los acreedores sea negativo para la isla.

El ejecutivo insistió en que el plan de ajuste de deudas sometido ante la jueza federal Laura Taylor Swain, quien atiende los casos de bancarrota territorial bajo la Ley Promesa, es, por mucho, mejor que el esquema actual de repago de las obligaciones.

“Cuando uno lo compara con lo que tenemos ahora, es innegable. Esto es matemáticas. Es innegable que tenemos un ahorro significativo, de cerca de 30% de lo que se tenía que pagar”, dijo Rosselló Nevares en una conferencia de prensa en Cataño, donde “inauguró” las fiestas que en este municipio se celebran como complemento a las festividades asociadas a la calle San Sebastián del Viejo San Juan.

El ejecutivo reiteró que el acuerdo con los acreedores de Cofina provee ahorros de unos $17,500 millones durante el término de repago de 40 años. Los detractores del acuerdo, entre otros asuntos, plantean que la agenda de repago que contempla el entendimiento no coincide con las proyecciones económicas de Puerto Rico por lo que, en una década el gobierno nuevamente podría quedarse nuevamente sin dinero para pagarle a los acreedores. También se objeta que el recorte de la deuda sea de apenas un 32%.

“Son $430 millones por año que ahorramos. Por eso apoyamos esta reestructuración”, dijo Rosselló Nevares.

Por otro lado, el gobernador reprochó hoy que a nivel federal se evalúe quitar fondos de la reconstrucción de Puerto Rico, Texas, Florida y California para costear el muro que el presidente de EE.UU. Donald Trump pretende construir en la frontera con México.

Rosselló Nevares reiteró su exhortación a que Trump aclare sus intenciones con el manejo de los fondos de la reconstrucción.

“Para mi es inverosímil que se utilice el dolor y el sufrimiento de ciudadanos americanos para construir un muro que divide”, dijo el gobernador.

“Este es el dinero y las oportunidades de desarrollo, no solo de puertorriqueños”, añadió el ejecutivo al hacer referencia a otras jurisdicciones en las que también se han registrado desastres naturales.

Por otro lado, el gobernador afirmó que tras reunirse con una treintena de congresistas durante el pasado fin de semana existe un compromiso a nivel federal de evaluar las peticiones para que el gobierno estadounidense financie completamente los trabajos de emergencia que quedan pendientes -la mayoría asociada a remoción y manejo de escombros-, se extiendan la vigencia de las ayudas de asistencia nutricional de emergencia, y se encuentre una solución permanente para el trato desigual que reciben los territorios en los fondos del programa Medicaid.

“Para mi la reunión fue positiva (con los congresistas) porque no solo se fueron con la imagen de lo que sucedía en la reconstrucción, sino que también se fueron con la idea del problema de base en PR”, dijo al hacer alusión al problema de status colonial de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios