Ricardo Rosselló Nevares (izq.) precisó que, por el momento, no se cambiará la cubierta básica o los beneficios que reciben los asegurados, como se propuso en el Plan Fiscal certificado. (semisquare-x3)
Ricardo Rosselló Nevares (izq.) precisó que, por el momento, no se cambiará la cubierta básica o los beneficios que reciben los asegurados, como se propuso en el Plan Fiscal certificado. (Ramón “Tonito” Zayas)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares comenzó esta tarde en Guaynabo el proceso de entrega de las nuevas tarjetas que tendrán los beneficiaros del Plan de Salud del Gobierno (PSG), que ya no se llama Mi Salud, sino Vital

Rosselló Nevares destacó que los nuevos cambios en el PSG permitirán que los beneficiarios escojan entre cinco aseguradoras disponibles para proveer las cubiertas médicas. 

Del mismo modo, se levantan las restricciones geográficas en torno a dónde pueden ir a buscar servicios médicos los médico-indigentes

En el pasado, el gobierno, con el proceso de licitación y contratación, asignaba una aseguradora por región. Si un paciente recibía un mal servicio no podía cambiar de aseguradora a menos que se mudara de residencia.

Ahora las aseguradoras van a tener a los pacientes fiscalizándolos si el servicio no les gusta”, indicó Rosselló Nevares al destacar esa capacidad de cambio de aseguradora que tendrán los pacientes. 

El gobernador precisó que, por el momento, no se cambiará la cubierta básica o los beneficios que reciben los asegurados, como se propuso en el Plan Fiscal certificado. Indicó, sin embargo, que, durante este primer año de cambios bajo el nombre de Vital, estarán observando el comportamiento de los beneficiarios para determinar si se necesitan hacer mejoras en el futuro.

“No se están trastocando los beneficios. Algunos de esos componentes (o cambios) que se han señalado son propuestas en el proceso de transición y evolución del sistema”, dijo Rosselló Nevares en la conferencia de prensa celebrada en el Guaynabo Medical Mall, instalación médica propiedad del municipio de Guaynabo. 

Actualmente, el PSG es financiado casi todo con fondos federales debido a una asignación especial que aprobó el Congreso de EE.UU. y cuya vigencia termina en el 2019. Previamente a la asignación de fondos federales, el gobierno de Puerto Rico tenía dificultades para costear el PSG que atiende a 1.3 millones de beneficiarios.


💬Ver 0 comentarios